Jueves, 20 de junio de 2024

a los empresarios 

Ningun margen

Tienden a echarse a pelear los partidarios de culpar a una causa del declive demográfico contra los partidarios de culpar a otra: si el desfallecimiento moral o si la precaria situación económica de los jóvenes. Pero la crisis es tan grande que acoge un montón de motivos, por desgracia. Son ambas causas y más. Yo sumo también la falta de valoración social de la paternidad, objeto de irrisión en los medios, desautorizada sin solución de continuidad. ¿Quién va a remar a contracorriente de los valores postmodernos y a ajustarse el cinturón en tiempos de penurias para que, encima, se rían de él y no le hagan caso ni en su casa?

Algo similar pasa con los empresarios. Hay un desfondamiento de su autoridad que parece intencional y sistemático. Cuando los empresarios piden que sea el Estado el que se encargue de recaudar los impuestos de los trabajadores, pretenden dos cosas legítimas. Primero, no pasar como agentes "«publicanos», diríamos en lenguaje evangélico" de Hacienda ante sus propios empleados. Segundo, que los trabajadores sean conscientes de cuánto les paga el empresario en realidad. En ambos casos, estamos ante la súplica utópica y desesperada de mantener el buen nombre del empresario ante su propia gente.

También produce una distorsión en las relaciones laborales el hecho de que el Estado dificulte el despido. Queda la sensación de que no es el buen trabajo de cada cual ni la satisfacción del empresario lo que garantiza la estabilidad laboral. No digo, entiéndaseme, que no sea necesaria una protección jurídica de los trabajadores. Apunto, solamente, que esa normativa tan estricta expulsa y relativiza el trabajo en sí y la satisfacción mutua del trabajador y del empresario.

Puede decirse lo mismo de una reglamentación exhaustiva de la organización de la empresa, de los horarios, de los sueldos, de las condiciones, etc. Aleja el poder efectivo de decisión del empresario y, por tanto, limita sus posibilidades de liderazgo. Deshumaniza la dirección del negocio o de la fábrica, que depende cada vez más de la aplicación mecánica de normas externas y, por tanto, ciegas al caso concreto, hechas en despachos políticos e indiferentes a las peculiaridades de cada sector.

Detrás de tanta normativa milimétrica se agazapa una desconfianza descomunal en la gestión privada, que actúa como un implícito reproche moral. No rige el principio de subsidiaridad, en absoluto, sino una creciente tendencia intervencionista de arriba abajo.

No sé cuál sería la medida precisa de libertad. Sólo que, tal y como estamos ahora, se socava el prestigio del empresario ante sus trabajadores y se vacía de contenido su importante autonomía. Apenas le queda margen para mostrarse generoso con sus trabajadores, porque las normativas le exigen todo lo que puede darles (a ellos y a las arcas públicas) y, a menudo, un poco más. De modo, que se le condena a la legítima defensa de velar agónicamente por sus intereses y/o a buscar como gato panza arriba maneras alternativas de hacer las cosas, que suelen generar arañazos y maullidos.

No hace falta que me recuerden (por enésima vez) que hay empresas que sí ganan mucho dinero y otras o las mismas que no se portan bien con sus trabajadores. Pero sí conviene recordar la dificultad del empresario ordinario, presionado por requeterequisitos burocráticos, fiscales y laborales, y al que no dejan holgura para la magnanimidad y la mejora de las condiciones de sus trabajadores motu proprio. Esto es una pérdida más profunda de lo que parece a simple vista y con más consecuencias de las imaginadas. Entre ellas, limita las vocaciones al emprendimiento, sin duda.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La trampa de la Justicia social

La alternativa a la "justicia social" no es un escenario de pobres muriéndose en las aceras por falta de recursos para pagarse un hospital. La alternativa sería una sociedad en la que, con una presión fiscal que fuese muy inferior a la actual, la gran mayoría de la gente se las arreglase muy bien por sí misma, sin depender de papá Estado. Publicado en el centro Covarrubias

Por Francisco J Contreras Leer columna

Miguel Bernad en la revuelta

Este hombre de 82 años ha hecho más daño al sanchismo en dos meses que Feijóo y sus diputados en esta legislatura

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

"Agenda 2033, nueva y eterna"

  En su libro “Agenda 2033, nueva y eterna”, Eduardo Granados presenta una propuesta para que pongamos nuestra mirada en 2033, fecha en la que se cumplen dos mil años de la Redención. En 2033 confluyen las celebraciones del bimilenario de la institución de la Eucaristía, de la muerte y resurrección de Cristo y del nacimiento de la Iglesia. En esta entrevista el autor nos da las claves de esta original propuesta.  

Por Teodoreto de Samos Leer columna

Ningun margen

Detrás de tanta normativa milimétrica se agazapa una desconfianza descomunal en la gestión privada, que actúa como un implícito reproche moral. Publicado en El Debate

Por Enrique García MáiquezLeer columna

¿Son los derechos humanos una idea tóxica?

Occidente no perdió el rumbo en 1776, sino en 1917 y 1968.

Por Francisco J Contreras Leer columna

San Fernando: el rey y el gobernante

Sólo el advenimiento de los Reyes Católicos, y el resultado de su prodigiosa obra, pudo superar, andando el tiempo, esa primacía en la memoria de los castellanos. Pero para ello hubieron de pasar casi doscientos cincuenta años Publicado en El Debate

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Goma 2 Eco asturiana ¡y ya vale!

Cabe resaltar aquí lo afirmado por el fiscal jefe de la Audiencia Nacional: "En definitiva, da igual el explosivo que se utilizara, lo cierto es que todas las pruebas apuntan a que estos personajes fueron los que cometieron ese atentado y la trama asturiana proporcionó los explosivos" (sic).

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

¿Por qué no una Europa gaullista?

El papel rector de la Comisión Europea —que concentra todo el poder ejecutivo y gran parte del legislativo de la UE, pero no responde ni ante los Gobiernos nacionales, ni ante los ciudadanos europeos ni ante el Parlamento Europeo— es el principal instrumento de ese proceso de supranacionalización   Publicado previamente en LA GACETA

Por Francisco J Contreras Leer columna

Prescripción del 11M, humillante final de una nación

No sé si las palabras del juez ponente del proceso del 11M -"hay cosas tan graves en el 11-M que por ahora es mejor que no se sepan"- están ahora más en vigor que nunca antes. 

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

FELIZ NAVIDAD

Un año más enviamos nuestra felicitación navideña a nuestros lectores

Por Editorial Leer columna

LA PROPOSICION DE LEY DE AMNISTIA Y NUESTROS DIPUTADOS

A propósito de este acuerdo vienen a la memori las palabras de San Agustín en La ciudad de Dios, si no se respeta la justicia, ¿Qué son los Estados sino grandes bandas de ladrones?. 

Por José Luis LafuenteLeer columna

Encuesta
¿Logrará la ciudadanía frenar la ley de amnistía?

a) no, el gobierno lo tiene todo "bien atado"
b) sí, la fuerza del pueblo es imparable

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo