Jueves, 20 de junio de 2024

El 11 de mayo (II)

Goma 2 Eco asturiana ¡y ya vale!

En los últimos días la prensa ha informado sobre la solicitud de eutanasia por parte de Suárez Trashorras, acogiéndose así a esa "humanitaria y comprensiva" ley que permite dar el último servicio a personas "con un sufrimiento intolerable a causa de una enfermedad en fase terminal, o por una enfermedad irreversible". Si bien, dada "la bondad intrínseca de la ley" y analizando escrupulosamente los casos, puede hacerse extensible -como, de hecho, está ocurriendo- a todas aquellas situaciones de angustia existencial y sufrimientos personales diversos, ocasionados por una sociedad deshumanizada, o por instrumentalizaciones incuestionables como podría ser el caso de este personaje.

Pocas dudas pueden quedar ya de que Trashorras actuó de "tonto útil" y fue uno de los "chivos expiatorios" en los atentados del 11M, no solamente por su historial de trapicheo delictivo, sino por su enfermedad mental diagnosticada, a la que ahora recurre para su solicitud de eutanasia alegando falta de atención psicológica.

Pero hay algo mucho peor -si cabe- que esta coyuntura procesal, que se pone de manifiesto actualmente en los titulares y el cuerpo de la noticia que nos ha llegado con referencias al "exminero que facilitó los explosivos del 11-M", condenado "por haber sido el facilitador de los explosivos empleados" o "por actuar como cooperador necesario del atentado".

Y es que, entre el inconmensurable silo de pruebas fraudulentas y el pozo de evidencias destruidas que han envuelto los atentados del 11M con la exitosa e impune anulación de todas aquellas que pudieran conducir a los auténticos culpables -desaparición de muestras fundamentales para la investigación (42 bolsas) tomadas por los Tedax, desguace inmediato de los vagones y destrucción de todos los efectos personales de las víctimas en 48 horas, en un procedimiento absolutamente irregular (todavía con el Gobierno en funciones del PP), fallo global y simultáneo de las cámaras de grabación de las estaciones, entre otros-, cabe resaltar, por su importancia radical, las referidas a los explosivos utilizados en los atentados.

Es necesario recordar que el análisis de los explosivos empleados en el atentado solamente pudo realizarse en unos pocos gramos del polvo del extintor del foco 3 de la estación del Pozo, al ser el único que no fue lavado previamente. Que este análisis efectuado en el laboratorio de la Policía Científica (con expertos en explosivos de la Guardia Civil y peritos de prestigio representantes de acusaciones y defensas) no estuvo exento de apagones "fortuitos" de las cámaras de seguridad, como el ocurrido en la noche comprendida entre la detección de un componente (DNT) -no presente en la Goma2 ECO y sí en el Titadine- y la incorporación de los peritos al día siguiente. Apagón que dio lugar a la aparición masiva de dicho componente -no detectado anteriormente- en muestras patrón de dicho explosivo, en las provenientes de la paranormal Renault Kangoo, en el autosuicidio de Leganés, en la fantasmagórica bolsa de Vallecas y en todas las muestras custodiadas por los Tedax (pero no en las custodiadas por la Guardia Civil), poniéndose en marcha la hipótesis de la contaminación en fábrica.

A pesar de ello, en los análisis aparecieron también otros componentes (nitroglicerina, metenamina) -no presentes en la Goma 2 Eco y sí en Titadine el primero- cuya presencia trataron de explicar con la esperpéntica teoría de "las moléculas voladoras". Es más, los peritos no descartaron la utilización de explosivos militares (RDX, Octógeno, Semtex) deducidos a partir de los daños ocasionados pero imposibles de estudiar al haberse desguazado concienzudamente los trenes de forma precipitada o premeditada.

Es decir, Trashorras facilitó la Goma 2 Eco que fue ampliamente empleada como señuelo en todas las pruebas falsas conducentes a señalar a Trashorras y Zougan como los responsables materiales de los atentados, aparte de los ya "suicidados" en Leganés.

No sabemos hasta qué punto Trashorras fue cooperador del atentado, pero de lo que no cabe duda es de su cooperación -quizás inconscientemente- en las pruebas falsas que condujeron a su propia condena.

Cabe resaltar aquí lo afirmado por el fiscal jefe de la Audiencia Nacional: "En definitiva, da igual el explosivo que se utilizara, lo cierto es que todas las pruebas apuntan a que estos personajes fueron los que cometieron ese atentado y la trama asturiana proporcionó los explosivos" (sic). Así, y como la propia sentencia señala, "no se sabe con absoluta certeza la marca de la dinamita que explotó en los trenes", pero, no obstante, se suma a la farsa para consolidar la tesis oficial añadiendo: "Pero toda o gran parte de ella procede de Mina Conchita".

Quizás esta última petición de "muerte digna" por parte de Trashorras, una vez prescrito también su papel protagonista en los atentados, sea el último servicio que haga a la causa impidiendo que otros lo hagan por él.

Todo esto -lo estrictamente referido al arma homicida, cuya naturaleza no parecía preocupar en su momento a algunos juristas concernidos, ni ahora a algunos juntaletras superficiales- está investigado, descubierto, contrastado, descrito, transcrito y documentado en diversas obras encomiables de entre las otras muchas escritas en estos veinte años sobre el 11M, la más reciente publicada el mes pasado.

Objetivos conseguidos, delito sin aclarar y judicialmente prescrito en estos días.



Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La trampa de la Justicia social

La alternativa a la "justicia social" no es un escenario de pobres muriéndose en las aceras por falta de recursos para pagarse un hospital. La alternativa sería una sociedad en la que, con una presión fiscal que fuese muy inferior a la actual, la gran mayoría de la gente se las arreglase muy bien por sí misma, sin depender de papá Estado. Publicado en el centro Covarrubias

Por Francisco J Contreras Leer columna

Miguel Bernad en la revuelta

Este hombre de 82 años ha hecho más daño al sanchismo en dos meses que Feijóo y sus diputados en esta legislatura

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

"Agenda 2033, nueva y eterna"

  En su libro “Agenda 2033, nueva y eterna”, Eduardo Granados presenta una propuesta para que pongamos nuestra mirada en 2033, fecha en la que se cumplen dos mil años de la Redención. En 2033 confluyen las celebraciones del bimilenario de la institución de la Eucaristía, de la muerte y resurrección de Cristo y del nacimiento de la Iglesia. En esta entrevista el autor nos da las claves de esta original propuesta.  

Por Teodoreto de Samos Leer columna

Ningun margen

Detrás de tanta normativa milimétrica se agazapa una desconfianza descomunal en la gestión privada, que actúa como un implícito reproche moral. Publicado en El Debate

Por Enrique García MáiquezLeer columna

¿Son los derechos humanos una idea tóxica?

Occidente no perdió el rumbo en 1776, sino en 1917 y 1968.

Por Francisco J Contreras Leer columna

San Fernando: el rey y el gobernante

Sólo el advenimiento de los Reyes Católicos, y el resultado de su prodigiosa obra, pudo superar, andando el tiempo, esa primacía en la memoria de los castellanos. Pero para ello hubieron de pasar casi doscientos cincuenta años Publicado en El Debate

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Goma 2 Eco asturiana ¡y ya vale!

Cabe resaltar aquí lo afirmado por el fiscal jefe de la Audiencia Nacional: "En definitiva, da igual el explosivo que se utilizara, lo cierto es que todas las pruebas apuntan a que estos personajes fueron los que cometieron ese atentado y la trama asturiana proporcionó los explosivos" (sic).

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

¿Por qué no una Europa gaullista?

El papel rector de la Comisión Europea —que concentra todo el poder ejecutivo y gran parte del legislativo de la UE, pero no responde ni ante los Gobiernos nacionales, ni ante los ciudadanos europeos ni ante el Parlamento Europeo— es el principal instrumento de ese proceso de supranacionalización   Publicado previamente en LA GACETA

Por Francisco J Contreras Leer columna

Prescripción del 11M, humillante final de una nación

No sé si las palabras del juez ponente del proceso del 11M -"hay cosas tan graves en el 11-M que por ahora es mejor que no se sepan"- están ahora más en vigor que nunca antes. 

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

FELIZ NAVIDAD

Un año más enviamos nuestra felicitación navideña a nuestros lectores

Por Editorial Leer columna

LA PROPOSICION DE LEY DE AMNISTIA Y NUESTROS DIPUTADOS

A propósito de este acuerdo vienen a la memori las palabras de San Agustín en La ciudad de Dios, si no se respeta la justicia, ¿Qué son los Estados sino grandes bandas de ladrones?. 

Por José Luis LafuenteLeer columna

Encuesta
¿Logrará la ciudadanía frenar la ley de amnistía?

a) no, el gobierno lo tiene todo "bien atado"
b) sí, la fuerza del pueblo es imparable

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo