Jueves, 17 de enero de 2019

España

Educación para la Ciudadanía en tiempos revueltos


     Nuestras propias carencias como pueblo mal gobernado y como país en estado de desmoronamiento, y la evidencia de que por ahí fuera no está la Europa en que muchos ingenuos creímos encontrar un referente y un apoyo en nuestra dilatada e irregular transición hacia una normalidad posible y homologada, están haciendo aflorar, en estas inacabables semanas negras de sinrazón, quiebra, caos y ridículo, unos espontáneos signos de reflexión social no muy frecuentes por estos pagos. Y no sólo por hacer ondear banderas vergonzantemente arrumbadas, aunque también valga como indicador anecdótico de que algo se mueve.
     Es de suponer que cualquiera que conozca razonablemente la Historia de España " no la fragmentariamente reescrita e impuesta cada generación y media por la interesada y acomodada memoria de los vencedores de nuestras sucesivas guerras frías o calientes - ya maliciará que esta aparente toma de conciencia no va a servir para nada, porque los pueblos tienen " tenemos - un genoma tangible, no meramente metafórico, que condiciona el devenir de la especie en la escala evolutiva. Pero de ilusiones hay que vivir. Y pongo ejemplos para animarme y tratar de animarles a ustedes.
     Sin salir de lo que dice la prensa en estos últimos días hay evidencias estimulantes  (sí, ya sé que sólo es cuestión de tiempo hacerlas infecundas) de que no sólo estamos viendo la desnudez del rey (en nuestro caso, hasta un buen Rey podría verse eficazmente esterilizado por una constitución que tan vejada e impotente e ineficaz se está mostrando en otras lides), sino nuestra propia desnudez de telementecatos exhibicionistas, a la postre castrables por una angustiosa falta de opciones políticas nacionales respetables, fiables y constructivas"inclusive patrióticas, si no les da yuyu anafiláctico el término -. Sin ir más lejos, y en el entorno de este periódico, tenemos varias de estas evidencias. En primer lugar -este mismo domingo- uno más de esa magnífica serie de editoriales expertos y comprometidos, donde se pone en evidencia otro más de los vicios de un sistema autonómico pervertible y, consecuentemente, ya pervertido -entre otros muchos- en un capítulo tan sustancial como es la formación académica y la competencia profesional, únicos elementos legítimos de discriminación positiva en una democracia sana. Y es que tan poca confianza tenemos en nuestro propio sistema y tan poco respeto por sus reglas de juego que nos hacemos trampas en nuestra propia consola. También sin ir más lejos, y en el último suplemento dominical, donde suelen aflorar lecciones magistrales entre banalidades VIPS, Ian Gibson -uno de nuestros zoólogos anglosajones de cabecera, dedicados a la observación parcial pero valiosa de la especie ibérica- se lamenta de que en España seamos incapaces de rematar las faenas, inclusive las que logramos arrancar con mayor maestría y empuje, y de que seamos incapaces de consensuar y construir a nivel integral un sólido y duradero sistema educativo (quiero creer que el autor tiene en mente algún modelo inédito, no escorado ni instrumental, sólo destinado a formar, desde la infancia, ciudadanos libres y autónomos, capaces de elegir o configurar su propia ideología dentro de actualizadas coordenadas de civilización). Otro brillante jurista muy vinculado a nuestra Universidad, frecuentemente animando estas páginas con retranca y bisturí " Sosa Wagner-, se acaba de lanzar al ruedo con un par y un fundado y monumental artículo que desearíamos ver escrito en alemán y clavado cual tesis en la puerta de alguna de sus catedrales, que es de donde los teutones suelen mamar mayormente sus constructos más sólidos antes de llevarse por delante algo o a alguien.
     Pero es que, a nivel de pueblo llano, resulta estimulante comprobar como en muchas de las colaboraciones aparecidas en estos huecos reservados a los lectores se percibe, como elemento común, un armazón vertebrador en el que se inscribe, explica y correlaciona mucho, si no todo lo que nos viene pasando en esta piel bovina desde que se torcieron las cosas y nos vimos abruptamente metidos en un profético, programado y pautado "tiempo nuevo". Ese andamiaje es la mejor guía para una asignatura pendiente sobre "Educación para la Ciudadanía". No sé si el último manual de españolidad cabal de Stanley Payne, inevitablemente eclipsado por la exitosa obra de Elvira Roca Barea sobre el síndrome de la hispanofobia, serán del tipo de textos inspiradores que Gibson echa de menos en nuestras escuelas para relevar a los diversos bodrios que " afortunadamente- abortaron en la cuneta, aunque - lamentablemente - lo hicieran más por nuestra forma hemipendular de configurar la educación que por una reflexiva y crítica percepción social de sus muchas escoras por penosos lastres adoctrinadores. Me atrevo a sugerir a quienes no hayan leído " estudiado- aún estas magistrales y documentadas obras (la de nuestra compatriota, -cuyo defecto, de haberlo, creo que sería cierta benevolencia para con los españoles y nuestros incompletamente diagnosticados "demonios familiares"- ya va por la décimo segunda edición) que lo hagan " con lápiz y papel a mano- como DFPA (disciplina de Formación Permanente para Adultos), y que su estudio se incorpore como optativa al PUMUO (Programa formativo para mayores de nuestra Universidad). Tendrán la oportunidad de recordar cabalmente muchas cosas leídas, y hasta sabidas inconexamente en su particular noche de los tiempos, descubrirán coordinaciones y subordinacioes sorprendentes y no se sorprenderán por aparentemente inexplicables recidivas de viejas enfermedades propias y ajenas. E invito a los docentes librepensadores (a los no encuadrados por más disciplinas que las de su profesionalidad) a que negocien con estos autores licencia de inspiración y documentación para nuevos los textos escolares de formación cívica que habrán de venir, por necesarios, cuando los españoles sepamos darnos la clase política "a izquierda, centro y derecha- que creemos merecer, y que quizá merezcamos si nos ponemos a ello.
     Sólo así nuestros hijos o los hijos de sus hijos conseguirán llegar a la tierra prometida que a los más mayores parece habernos sido negada por nuestros muchos pecados de acción y omisión


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Quosque tandem abutere, Catilina...?

Aunque ni Catilina ni Cicerón deambulen hoy, dirimiendo sus diferencias por estos mundos de Dios, lo que sí anda por ahí, y muy castigada por cierto, es nuestra paciencia porque ¿qué pecado habrá cometido nuestro vetusto y sufrido pueblo para padecer la clase política que hoy nos gobierna (es undecir)?

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

¿Qué dice realmente la Ley Andaluza de Violencia de Género?

Las leyes de violencia de género son injustas porque vulneran el principio de no discriminación por razón de sexo: la misma agresión es castigada con penas distintas según sea cometida por hombres o mujeres Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

La clave está en Europa

Es sorprendente que un socialista francés y humillado por Macron esté dictando la posición de Cs en Andalucía Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El catolicismo y las religiones

La fe católica no se puede modificar a voluntad del consumidor. Si se admite que Jesucristo es Dios, no se puede alterar su mensaje. Se puede ahondar en su comprension, pero no se puede cambiar.

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Inventarios y Balances

Cuando los grandes teóricos de la democracia nos instruían con entusiasmo sobre los logros y excelencias que encerraba este concepto, vemos ahora que se dejaban muchas cosas en el tintero, pues esos grandes logros, una vez puesta en práctica plenamente esa forma de sistema o régimen político, se iban transformando, si alguien no lo remedia, en algo etéreo y todo lo más, puramente teórico.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

FELICES PASCUAS NAVIDEÑAS

Bueno, este año les felicitamos la Navidad como todos los anteriores pero utilizando una fórmula que en la actualidad ha caído en desuso.

Por Editorial Leer columna

La tercera ley de Newton y el susto electoral andaluz.

Ya pueden dispensarme mis lectores pero me acordé de Newton y su tercera ley al contemplar el discurrir político en nuestra querida España, esta España nuestra en estos tiempos convulsos.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

"¡Oh Susana, no llores más por tí!"

De ninguna manera quisiera yo que se me tildase de misógino pues tal parece que las tengo tomadas con las señoras, pero es que, unas por esto de la Ley de Igualdad y otras por su reconocida valía, nos las tropezamos a diario tanto en las ondas como en la prensa, etc., algo natural, ya que el estar ocupando actualmente puestos de gran responsabilidad, las obliga a estar muy presentes, tanto o más que los hombres.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Entre revulsivo y detonante: estimulante

La irrupción de Vox genera un panorama lleno de interés Publicado en LA NUEVA ESPAÑA

Por Julio BuenoLeer columna

Las razones del éxito de VOX

En realidad, VOX lo tenía muy fácil para montar una alternativa: tan desolador era el desierto intelectual que el PP había dejado en la derecha. Publicado en LIBERTADDIGITAL

Por Francisco J Contreras Leer columna

Lo de La Sexta en Marinaleda

Buena parte de la edición periodística ha asumido la moda de presentarse como víctima de algo o alguien Publicado en el DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Es un intento inútil la humillación a Esapaña por parte del Gobierno Sanchez para mantenerse en el poder?

a) Si los separatistas lo engañarán y perderemos todos
b) No Sanchez se saldrá con la suya y a España que la parta un rayo

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo