Martes, 19 de enero de 2021

Cataluña

Votar no es la solución

La solución de Rajoy para la situación de conculcación de libertades y proceso de secesión que se desarrolla en Cataluña desde hace años ha resultado ser? la llamada a las urnas. Pero es un error pedirles a las urnas lo que no pueden dar. Hay desafueros que no se pueden resolver a base de votos.

Precisamente, la demagogia separatista del "¡queremos votar!" suscitó en pasadas semanas un saludable debate sobre la relación entre democracia y Estado de Derecho. Y no, no son sin más sinónimos. La democracia sin atributos puede convertirse en rodillo que triture los derechos: ocurrió, por ejemplo, cuando los alemanes votaron al partido nazi en porcentaje suficiente (32% en noviembre de 1932 y 44% en marzo de 1933) para permitir el acceso de Hitler al poder, o cuando mayorías blancas de los estados del Sur de EE.UU. votaban a un Partido Demócrata que defendió acérrimamente primero la esclavitud y después la segregación racial. A los judíos alemanes y los negros americanos no les sentaron nada bien las urnas.

La democracia liberal difiere de la plebiscitaria precisamente por sustraer al voto una serie de cuestiones fundamentales. Una de ellas es el sujeto de la soberanía, el perímetro del Estado: la eterna controversia sobre la pertenencia o no al mismo de determinados territorios abre la puerta a chantajes secesionistas y mantiene a la comunidad política en constante incertidumbre acerca de su propia integridad y continuidad. Por eso las únicas constituciones que reconocieron el derecho de autodeterminación de subunidades territoriales fueron la soviética y la yugoslava: regímenes no precisamente liberales, ni verdaderamente democráticos. Por cierto, ambas federaciones terminaron desintegrándose (de manera muy sangrienta en el caso yugoslavo).

Así como no puede depender de las urnas el perímetro territorial del Estado, tampoco pueden estar sometidos a votación los derechos fundamentales: la vida, la libertad de expresión, reunión, asociación y religión? La Alemania de los años 30 asistió a una autodestrucción democrática de los derechos: Hitler fue bendecido por las urnas. El gran reto que se plantea el constitucionalismo a partir de 1945 es cómo impedir que el pueblo pueda decidir destruir la libertad en un rapto de fanatismo. La solución será la creación de un "coto vedado" (Garzón Valdés) de derechos sustraídos a la decisión democrática mediante su inclusión en partes de la Constitución de muy difícil reforma. El progreso civilizatorio conseguido después de 1945 consiste precisamente en que no se pueda votar sobre cualquier cosa.

Al optar por un 155 light, breve y reducido a la convocatoria de comicios autonómicos, Rajoy aplica falsas soluciones electorales a un problema que en realidad es legal y constitucional. Pues en Cataluña son conculcados desde hace décadas derechos pertenecientes al "coto vedado", derechos que no deben depender de las urnas. El adoctrinamiento nacionalista en las aulas vulnera el art. 27.3 de la Constitución, que garantiza el derecho de los padres a que sus hijos reciban una educación "coherente con sus propias convicciones". La imposición del catalán vulnera el art. 3, que consagra el "deber de conocer y el derecho a usar" la lengua española. La conversión de TV3 y Catalunya Radio en groseros altavoces del agitprop separatista atropella el art. 20.3, que establece que los medios de comunicación públicos deben "respetar el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España".

La intervención de la autonomía vía art. 155 ofrecía una oportunidad para al menos iniciar el desmantelamiento del entramado liberticida e inconstitucional del separatismo (medios de comunicación, red subvencionada de asociaciones nacionalistas, policía autonómica politizada y desobediente al Estado?). Al desechar la intervención de TV3, al consolidar en la jefatura de los Mossos al que era su número 2 en la sedición del 1 de Octubre, al negar el ministro Méndez de Vigo que haya adoctrinamiento en las aulas, se hace evidente que el PP no desea acometer ese desmantelamiento. Su única aspiración es ganar tiempo, evitar la secesión inmediata y quizás rascar algún diputado. Tratar el cáncer con aspirinas.

Al incurrir él también en el fetichismo electoral del "¡votaremos!", Rajoy admite que todo depende de las urnas, avalando la interpretación del 21 de Diciembre como un 1 de Octubre bis. Los separatistas ya se han acogido a esa lectura: "Esperamos que el Gobierno aceptará esta vez el veredicto de los votantes".


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

EL RESULTADO DE 40 AÑOS DE INESTABILIDAD FAMILIAR

Se hicieron públicos hace unas semanas los datos demográficos definitivos de 2019: más terroríficos que nunca, tan desatendidos como siempre. Ofrecen la imagen de un país en rápido despeñamiento hacia el suicidio poblacional. Publicado en La Gaceta de la Iberosfera

Por Francisco J Contreras Leer columna

La vida no sigue igual

A la sombra de la pandemia se van recortando los logros conseguidos en ochenta años.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Herodes y los intelectuales

Los Magos buscaban la Verdad y para encontrarla se embarcan en un largo e incierto viaje Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¿Qué nos tocará después?

Esta nación todavía llamada España, nombre que, dadas los últimos acontecimientos y el modo de pensar de los dichos regidores, nos tememos que pueda desaparecer por sus, sin duda, connotaciones franquistas

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Feliz Navidad

Siguiendo una tradición de nuestro periódico también este año les felicitamos la Navidad a pesar de que quizá sea la más negra para la inmensa mayoría de nosotros.

Por Editorial Leer columna

 Desde el observatorio de lo absurdo…

Vengo observando el espectáculo marxiano (de los hermanos Marx, entendámonos) que a nuestros ojos desempeñan y ofrecen los titulares de la compañía vodevilesca que conforman dos de los tres elencos que responden a las denominaciones de Moncloa y Congreso&Etc…el tercero ya actúa en otros estadios de seriedad y dramatismo más consistentes.

Por Juan J. RubioLeer columna

En Navidad, pandemia y eutanasia

¿Por qué se prefiere avanzar en la eutanasia en vez de, como claman los médicos, promover los cuidados paliativos?Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Desde las arrimadas de Inés a las lágrimas de Irene

Reconozco que acabo de poner un título que puede resultar al menos un tanto intrigante y perdón por ello pero no me apetece cambiarlo y ahora veo lo más difícil: salir adelante y que no sea por peteneras.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

España, el español y los españoles II

Nuestro juglar  continúa con su repaso de los grandes hombres que hicieron España

Por Juglar GasparLeer columna

Contra pandemia, sentido común

El riesgo cero no existe en nada que merezca la pena intentar, empezando por el mero hecho de vivir Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Shellenberger, el ecologista racional

Shellenberger representa el ecologismo racional, en franca minoría frente al pseudorreligioso en el que la naturaleza ocupa el lugar de Dios. No es sólo que la apuesta por las energías renovables haya resultado antieconómica. Es que se ha convertido en una pseudorreligión milenarista. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Encuesta
¿Cres qué se ha hecho trampa en las elecciones norteamericanas?

a) Si los demócratas nunca aceptaron su vixtoria
b) No es que el sistema alectoral americano es muy lento y complicado

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo