Viernes, 24 de enero de 2020

Octavia, Pilar y Olga

«PRINCESAS DEL MARTIRIO»

Todos sabemos cómo se han cambiado los nombres de miles de calles a lo largo y ancho de España. Incluso se han levantado monumentos a los mayores responsables de la Revolución de Asturias, es decir, a los que dieron un golpe de Estado, mientras hacen desparecer los nombres de calles y monumentos a personas que ni tan siquiera participaron en aquella guerra, como es el caso de Calvo Sotelo. Aunque el odio y la insensatez sigue y sigue anidando y aumentado dentro de personas como el ya citado Pedro Sánchez, uno de los mayores hipócritas que ha tenido España como presidente de Gobierno a lo largo de nuestra historia.

Pero no es ése el camino que quiero coger para escribir las siguientes líneas. Es mi deseo, ahora, referirme a tres mujeres cuyos nombres me ha recordado un buen amigo. Son Olga Monteserín Núñez, Octavia Iglesias Blanco y, por último, Pilar Gullón Iturriaga, asesinadas por unas milicianas en octubre de 1936. Eran enfermeras de la Cruz Roja de Astorga y a las tres la Ley de la Memoria Histórica las ignora. No quiere recordar esa Ley que cuando estaban cumpliendo con su obligación, los rojos destruyeron el hospital y los heridos rematados en sus camas. A ellas las obligaron a caminar varios kilómetros hasta llegar a la localidad asturiana de Pola de Somiedo y allí recluidas en un lugar conocido con el nombre de la checa del Somiedo donde pasaron una amarga noche, que sería la última de sus vidas.

A la mañana siguiente, 28 de octubre de 1936, fueron llevadas a un lugar alejado de la localidad de Somiedo, y allí asesinadas por tres milicianas que descargaron las balas de sus fusiles sobre ellas.  Según la historiadora Laura Sánchez Blanco, autora del libro Rosas y margaritas, las últimas palabras de estas mujeres, de las que la Ley de la Memoria Histórica para nada se ocupa ni preocupa, como si nunca hubieran existido, fueron: ¡Viva Dios! ¡Viva Cristo Rey! Sin embargo, una de las mejores escritoras españolas del pasado siglo, Concha Espina, bajo el título que encabeza este artículo, Princesas del martirio, les dedica varias páginas en un largo escrito: «Estas eran, Dios mío, tres mujeres de tu santa Fe. Estas fueron, Señor, tres vírgenes tuyas. Habían florecido en el regazo austero de Maragatería, tierra matriarcal de acendradas raíces españolas, solar de insuperables reciedumbres femeninas. Octavia, Pilar y Olga. Esta última, la más joven, apenas dieciocho años…»

En otro momento, Concha Espina dice que el nombre de Octavia es un nombre romano, el aragonés españolísimo de Pilar, y el de Olga un tanto exótico. Tres nombres de distintas procedencias, pero de la misma cuna española; tres cuerdas musicales que responden a un solo ritmo castellano. Tres mujeres que se unieron del brazo para ejercer su profesión de enfermeras voluntarias donde fueran más necesarias.

Y así ve esta escritora que comenzó con la obra La niña de Luzmela, a la que seguiría Agua de nieve, La rosa de los vientos, Al amor de las estrellas, Ruecas de marfil, El metal de los muertos, La esfinge maragata, etc., a estas tres rosas de pasión:

Octavia Iglesias por excelencia bondadosa, con un tesoro inagotable de dulzura. Hay un halo de santidad en su noble expresión: en su rostro suave y tranquilo arde una lumbre de lámpara siempre encendida. Es un espíritu vigilante en el cual se aposenta la gracia del Señor. Hija única, ha servido de amiga y confidente a una madre ejemplar, y ahora tiene algo de madrecita junto a sus compañeras, en aquel rudo paraje de socorro, entre hombres heridos y asperezas cotidianas.

Pilar Gullón, sobrina nieta del relevante leonés que tantas veces fuera un buen ministro de la Corona, es una bellísima criatura, de cara perfecta y delicado hechizo. Si es verdad que algunas mujeres atesoran la huella de los ángeles, Pilar reúne en sus facciones el privilegio angelical; y toda ella se mueve dentro del soplo seráfico, con una beatitud indecible.

Mientras Olga Monteserín, dinámica y refulgente como una estrella, personifica en su encanto los preciosos matices de muchos valores distintos. Por sus armoniosas líneas es la escultura viva, la obra humana de maravilla y selección. A veces su actividad recuerda el lujo de las aves En el viento, y su voz también el canto de esos admirables seres alados como los querubines, únicos por su excelsitud en el orbe terrenal.

Y termina su largo artículo, dedicándoles unas estrofas del poema de Fray Luis de León, Noche serena:

                                      Inmensa hermosura

aquí se muestra toda; y resplandece

clarísima luz pura,

que jamás anochece;

eterna primavera aquí florece


                                          JOSÉ Mª GARCÍA DE TUÑÓN AZA


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Soldados de plomo

Vanidad viene de vano y vano significa vacío.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Las amistades peligrosas

Este tipo de "amigos", que florecen como hongos para aprovecharse de todo lo que brinda el poder y su aparato, a las primeras de cambio, y cuando hay cierto tufillo a corrupción,  suelen dar la espalda y ahí te quedas.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

A lomos del Phantom viene(Romance)

A lomos del Phantom viene Pedro Sánchez el doctor y a su grupa sonriente Begoña cantando un son.

Por Juglar GasparLeer columna

El conservadurismo de Roger Scruton

Espero que Scruton haya entendido ya que su combate por la verdad, la belleza y la justicia era algo más que un aplazamiento salisburyano de la victoria final de la nada Publicado en Libertad digital

Por Francisco J Contreras Leer columna

La tormenta del celibato

"El celibato de los sacerdotes es indispensable, no puedo callar", ha escrito el gran Benedicto XVI Publicado en el diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El castellano y el bable

Como ya saben, algunos pretenden imponer el bable como "llingua oficial ya".

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Estrellita

Un relato infantil, como remanso de paz ante tanto disparate generalizado.

Por Covadonga Garcia-Herrero PrietoLeer columna

Puros e impuros

Ver la paja en el ojo ajeno...

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Anne Applebaum, Pablo Iglesias y los crímenes del comunismo

Ya hubo dos ministros del PCE en 1936-39: Vicente Uribe y Jesús Hernández Tomás, sin contar que el PSOE de Largo Caballero era prácticamente comunista. Pero se trataba de una España en guerra y dividida. Ahora será la primera vez que participen en un gobierno con autoridad sobre todo el territorio nacional. La ocasión merece una reflexión sobre lo que ha representado históricamente el comunismo. Publicado en Actall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Llamamiento a la acción

Hay mimbres para organizar una respuesta social y política que arranque a España de las manos de sus enemigos Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Políticos ignorantes, o mentirosos

Como ya sabrán, Ángel Víctor Torres Pérez, secretario general del PSOE canario, y actual presidente de la comunidad desde julio del pasado año 2019, refiriéndose a unas declaraciones de Santiago Abascal en el Congreso de Diputados sobre Juan Negrín López, dijo que tales palabras de Abascal eran "irritantes"

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Encuesta
¿Inducirá el nuevo gobierno una nueva quema de iglesias como prometieron miembros de Unidas Podemos?

a) No lo hará, quedaría desprestigiado ante Occidente
b) Enseguida quieren aplastar a sus enemigos y la Iglesia es el principal

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo