Martes, 20 de abril de 2021

españa

¿Llegó la hora?

En realidad nadie lo sabe. El historiador que soy espera del presente alguna congruencia con lo sabido del pasado, gestos de cierta envergadura en correspondencia con hechos que se suponen importantes. Así, por ejemplo, hemos vivido una semana en la que cualquier hijo de vecino ha podido tener trato con la Historia con mayúscula. Un solemne y decisivo discurso de todo un Rey, grandes y emotivas manifestaciones de inmaculado civismo en Madrid y en Barcelona, impresionante subida del espíritu y la temperatura de la nación, como no recordaban ni los más viejos del lugar: ante nuestros ojos, en su peor hora, tras años de dosis caballunas de anestesia, España al fin despierta.

Pero hete aquí que, descolocando a cronistas y plumillas, Puigdemont, a quien correspondía un papel de villano, sí, pero con cierta trágica grandeza -la del catalán que monta todos los líos para perder todas las guerras- se descolgaba el martes en su Parlament con un numerito de ópera bufa que si hizo las delicias del personal, en absoluto concordaba con el guión establecido, como bien pudo verse en las caras atribuladas de su peña. Y cuando todos nos preguntábamos qué diantres podría pasar ahora, nos encontramos conque nuestro gran registrador de la propiedad sorprende y descoloca con un requerimiento gremial que debe haber sacado de la Ley de Propiedad Horizontal: -"Señor Puigdemont, ¿puede usted confirmarme si ha declarado la independencia?"-. ¿Y de los linderos, qué me dice usted de los linderos?

España lleva muchas décadas provocando el asombro -es decir, literalmente el estupor- del orbe. Primero con su inopinado salto económico y social en pleno franquismo hasta llegar a ser la octava potencia del mundo. Luego con su tan pregonada Transición a la democracia, ejemplo supremo de la capacidad de una clase dirigente para renovarse y, al mismo tiempo, perpetuarse. Ahora con la gestión incolora, inodora e insípida de su propia disolución, si no lo impide el pueblo que en Barcelona gritó con notable precisión hasta dónde concretamente está de todo esto. Las dudas y preguntitas de Rajoy, las posturitas de Puigdemont, los melindres de Sánchez y los pucheritos de Iglesias pueden repentinamente dar paso a la irrupción de esa Historia que precisamente hoy recordamos con la Fiesta Nacional de España. Y con la irrupción de la Historia, lo que sólo parecía teatro, acabar de otra muy distinta manera.



Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Shellenberger, el ecologista racional

Shellenberger representa el ecologismo racional, en franca minoría frente al pseudorreligioso en el que la naturaleza ocupa el lugar de Dios. No es sólo que la apuesta por las energías renovables haya resultado antieconómica. Es que se ha convertido en una pseudorreligión milenarista Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Los mozárabes a escena

Una historia triste que poco tiene que ver con el desgastado mito de las Tres Culturas Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El voto libre, un valor en baja

Era el voto el único momento y, en realidad solo a medias (listas cerradas), en que el ciudadano ejercía de forma efectiva esa llamada libertad derivada de esa otra, vamos a decirlo en verso, falacia llamada democracia.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

San Ignacio de Loyola, Pablo Casado y el Miércoles de Ceniza

En los momentos actuales y, en referencia a algunos aconteceres políticos, no resulta difícil relacionar entre sí los elementos del título que antecede o anteceden:

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad VI

Se encuentra el mundo sumido en una peste producida por un virus llamado Covid 19, popularmente conocido como virus chino. Pero el problema, aparte de merecer un análisis médico en el que no voy a entrar por no ser un estudioso del tema y además haber dedicado ya un artículo al estupor que nos produce a los profanos el batiburrillo sanitario al respecto, presenta otras facetas de tipo sociológico, político e incluso geoestratégico sobre las cuales es necesario reflexionar.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Cuando la inoportunidad aparece y Kafka se queda corto...

Y es que, por el momento, no se me ocurre o no quiero que se me ocurra otro calificativo que metamorfosis ante la última decisión de la presidente de Cs, de alinearse ostensible, práctica y realmente con el PSOE y Cía., iniciando esta alineación con una moción de censura contra el gobierno de Murcia donde Fernando López Miras había sustituido a Pedro Antonio Sánchez que ya hubo de abandonar para defenderse de los ataques que sufría. Ambos PP.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Disparos en la sien

He de confesar en primer lugar que fuí de los que se alegraron con la elección de Pablo Casado como presidente del partido tras su confrontación con Soraya Sainz de Santamaría.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

El catolicismo ante la pandemia

La respuesta de la Iglesia al tremendo desafío espiritual ha sido social e institucionalmente irrelevante. Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

La doctora Soh y el fin de la mujer

No es sólo que los trans-activistas hayan superado la intolerancia de las feministas: es que han llevado al extremo la lógica feminista de deconstrucción. No, la ciencia no nos protegerá: está siendo asaltada por los fanáticos. Tendremos que defendernos nosotros. Publicado en Aktual

Por Francisco J Contreras Leer columna

Jugando a legislar

Primero se trató de la igualdad des géneros, algo que podría considerarse lógico y conveniente tratándose de igualdad de oportunidades, igualdad de emolumentos, etc. pero nunca una pretendida igualdad de sexo, de persona, de individuo, lo que traería consecuentemente, en fin, la anulación de los conceptos varón-hembra, hombre-mujer, caballero-señora y que repercutiría sin duda, en los significados de marido-esposa y padre-madre.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Un espectador estupefacto ante el batiburrillo medicinal

Nos azota una peste anunciada como leve, semejante a un catarro y tal vez con uno o dos muertos. Ya van ochenta mil.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
¿Hizo bien Ayuso en convocar elecciones?

a) Si porque le iban a montar una moción de censura
b) No porque Aguado le sería leal

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo