Lunes, 13 de julio de 2020

jugando con fuego

Desterrando a Franco

A los cien años de su entrada en nuestro escenario, Franco resulta incómodo para una España que aún no es capaz de resolver como un adulto (con perspectiva, conocimiento, dignidad, justicia e inteligencia) el contrapunto entre aquello en lo que puede considerarse acreedora y aquello otro en lo que es deudora de un personaje ya histórico. Penoso síndrome de pubertad recurrente es éste, tras un espejismo de madurez que " al parecer - duró lo que duró nuestra esperanzadora e ilusionante transición y su voluntad de reconciliación nacional. O dicho más crudamente, que duró lo que ha durado el espejismo de que aquellos años estaban siendo realmente una transición constructiva imparable y no un paréntesis más entre esas anomalías en las que dos de las tres Españas se suelen turnar fatalmente como dinamiteras. Al parecer, somos incapaces de dar por liquidados y amortizados aquellos avatares irrepetibles en los que, si unos coquetearon con Hitler otros se abrieron de piernas a Stalin.

Tratan de engañarnos - a sabiendas o como figurantes en un guion escrito no precisamente en desiertos lejanos - quienes tratan de hacernos creer que el extemporáneo destierro del cadáver de Franco era una clamorosa e improrrogable exigencia democrática. Creo que se engañan o lo fingen para engañarnos - a sabiendas, por necedad congénita o adquirida, carencias formativas, oportunismo o cobardía -  quienes se ponen de perfil ante lo que tildan (sólo) de distracción electoralista con aventurillas entre fósiles, de trasnochados alardes a toro muerto por parte de cuatro nostálgicos  resentidos y obsesos. Acertamos quienes, con fatalismo, asumimos que, antes o después, las leyes que nos damos - o que nos dejamos dictar- tienen su letra, su lectura para quienes saben muy bien detrás de qué andan, y sus consecuencias para todos.

En esta tierra con tan irreprimible vocación de campo de batalla, la pax romana que, desde el crepúsculo de Franco, veníamos pretendiendo darnos con cierta fortuna, gracias a Cielos misericordes y al encomiable esfuerzo de lo más sensato de la izquierda, de la derecha y del centro (lo que algunos interpretan como la mejor herencia del franquismo), sólo venía siendo puesta a dura prueba con la sangría del terrorismo. Cuando aquel terrorismo parece que se extingue por compleja y turbia mezcla de derrota y transacción, se produce súbitamente una involución con fecha fácil de recordar tras impúdica proclamación, en tiempo real, del inicio de "un tiempo nuevo" (más recientemente aún, ya acabamos de oír hablar de que nos encontramos a las puertas de "un régimen nuevo").

Los más agudos, informados y experimentados conocedores del percal (quizá, también -o no- los más conspiranoicos) interpretan con más agudeza lo que otros maliciamos sin encontrar las palabras justas. Y es que huele a que hay un plan muy bien trenzado, con ideología convicción, paciencia, resolución y recursos. Un plan ciertamente- y también - con luchadores convencidos, monigotes, hormiguitas, agentes dobles, incendiarios, pescadores de aguas revueltas y la típica carne de cañón que va quedando en las cunetas de las historias más truculentas e inconfesables de los pueblos, a la espera de  huesíferos y osteófilos por venir. Típicos elementos, todos ellos, de cualquier distribución estadística en la que -tras media, mediana, moda, percentiles, sesgo y curtosis-  lata un fenómeno en toda regla, con altibajos y otras incidencias -el que la sigue la consigue-  como sucede a otras escalas: cambios climáticos y evolución de las especies incluidos. Quizá para alguna tenaz marea- no necesariamente brutal y apresurada como un tsunami- el (a falta de la opinión del protagonista) deshonroso regreso forzado de Franco a El Pardo sea un elemento estadístico más. Un hito -no precisamente menor, por mucho que lo finja la derechita cobarde- en un proyecto de deslegitimación radical de lo que no pocos consideramos una encomiable vía de evolución política en curso, para abrir otra vía que (probablemente a través de un negro túnel) enlace directamente una fracasada república española frentepopulista con una inédita multirepública plurinacional expañola, andamiada por una nueva constitución (que entronice y legitime lo que hoy es delito) y edificada sobre el cadáver de la monarquía, de acuerdo con los sórdidos intereses de los nuevos brujos.

Estemos atentos y seamos previsores, porque el campo está concienzudamente sembrado de minas. Las leyes de encarrilamiento de las memorias históricas conllevan tienden a reescribir, blanquear y vindicar hemipléjicamente el pasado, amordazan su análisis riguroso desde el presente y terminan por imponer también censuras a las hipótesis de futuro. Por ello, mientras sea posible, permítasenos elucubrar y prevenir sobre los monstruos que se ciernen antes de que para opinar nos sea exigible el nihil obstat de los Ministerios del Odio y de la Verdad. Y antes de que, después de hacerlo, sintamos en el cogote el aliento siniestro de la Policía del Pensamiento.




Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Tiempos protervos o la nueva protervidad II

Hace ya un tiempo nuestro actual presidente del Gobierno habló de la existencia de una policía patriótica en torno al PP.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Los enemigos del perdón

Es imprescindible volver a hablar del perdón a los enemigos -perdón que no excluye la justicia- y de la misericordia para obtener misericordia. ¿Pero cómo vamos a proclamar ese mensaje si nos han convencido de que no hay pecados y de que no hay que perdonar porque eso va en contra de la justicia

Por P. Santiago Martín Leer columna

A mi esposa

  Es objetivo en la vida encontrar a la persona amada y querida que a nosotros se nos dona.  

Por José Manuel Miranda Alonso Leer columna

El príncipe de la mentira

No piensen que me refiero a Satanás, tal como lo apodó el apóstol Pedro (1 Pedro 5:8-9), el personaje al que me refiero no da para tanto intelectualmente, no olvidemos que Luzbel era el querubín de más alto rango y por tanto su inteligencia es inmensa, no, les hablo de una persona más modestita en este campo, nuestro actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ni siquiera fue capaz no ya de escribir sino de leer su propia tesis doctoral.

Por Teresa SalamancaLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad I

La palabra protervidad, según el diccionario de la RAE, significa obstinación en la maldad. No se trata de un "palabro" como la "desescalada", ya que las montañas se escalan y luego se bajan o descienden pero no se desescalan.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL INGRESO MINIMO VITAL: UN PASO HACIA LA ESCLAVITUD CLIENTELISTA

Asistimos a la transformación de una sociedad democrática en una sociedad esclavizada por el poder a través de la compra del hoy todavía ciudadano por medio de un "plato de lentejas", con el "Gran Hermano"  mediático dirigiendo sus pasos

Por José Luis LafuenteLeer columna

Todos racistas y esclavistas

Cuando los europeos llegaron al África negra en el XV, los nativos practicaban la esclavitud a gran escala Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Crear tensión

La marquesa señora Montero dijo que "La derecha lleva semanas llamando a la insubordinación del Ejército". Su pareja, el marqués, acusó en el Congreso a diputados de VOX de añorar un golpe de Estado. Sin comentarios.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Un Gobierno icinerado

La máquina de la Justicia ha empezado a carburar y el despertar del confinamiento va a ser brutal   Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Lo que pasa con los ERTEs

  ¡QUE FÁCIL ES ECHAR LA CULPA A LOS DEMAS! ¿VERDAD, SEÑORA MINISTRA Y SEÑORA DIRECTORA DEL SEPE DE ASTURIAS?

Por José Luis LafuenteLeer columna

El opio y el odio

Che Guevara decía que "un revolucionario debe convertirse en una fría máquina de matar motivado por odio puro".

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo