Martes, 10 de diciembre de 2019

jugando con fuego

Desterrando a Franco

A los cien años de su entrada en nuestro escenario, Franco resulta incómodo para una España que aún no es capaz de resolver como un adulto (con perspectiva, conocimiento, dignidad, justicia e inteligencia) el contrapunto entre aquello en lo que puede considerarse acreedora y aquello otro en lo que es deudora de un personaje ya histórico. Penoso síndrome de pubertad recurrente es éste, tras un espejismo de madurez que " al parecer - duró lo que duró nuestra esperanzadora e ilusionante transición y su voluntad de reconciliación nacional. O dicho más crudamente, que duró lo que ha durado el espejismo de que aquellos años estaban siendo realmente una transición constructiva imparable y no un paréntesis más entre esas anomalías en las que dos de las tres Españas se suelen turnar fatalmente como dinamiteras. Al parecer, somos incapaces de dar por liquidados y amortizados aquellos avatares irrepetibles en los que, si unos coquetearon con Hitler otros se abrieron de piernas a Stalin.

Tratan de engañarnos - a sabiendas o como figurantes en un guion escrito no precisamente en desiertos lejanos - quienes tratan de hacernos creer que el extemporáneo destierro del cadáver de Franco era una clamorosa e improrrogable exigencia democrática. Creo que se engañan o lo fingen para engañarnos - a sabiendas, por necedad congénita o adquirida, carencias formativas, oportunismo o cobardía -  quienes se ponen de perfil ante lo que tildan (sólo) de distracción electoralista con aventurillas entre fósiles, de trasnochados alardes a toro muerto por parte de cuatro nostálgicos  resentidos y obsesos. Acertamos quienes, con fatalismo, asumimos que, antes o después, las leyes que nos damos - o que nos dejamos dictar- tienen su letra, su lectura para quienes saben muy bien detrás de qué andan, y sus consecuencias para todos.

En esta tierra con tan irreprimible vocación de campo de batalla, la pax romana que, desde el crepúsculo de Franco, veníamos pretendiendo darnos con cierta fortuna, gracias a Cielos misericordes y al encomiable esfuerzo de lo más sensato de la izquierda, de la derecha y del centro (lo que algunos interpretan como la mejor herencia del franquismo), sólo venía siendo puesta a dura prueba con la sangría del terrorismo. Cuando aquel terrorismo parece que se extingue por compleja y turbia mezcla de derrota y transacción, se produce súbitamente una involución con fecha fácil de recordar tras impúdica proclamación, en tiempo real, del inicio de "un tiempo nuevo" (más recientemente aún, ya acabamos de oír hablar de que nos encontramos a las puertas de "un régimen nuevo").

Los más agudos, informados y experimentados conocedores del percal (quizá, también -o no- los más conspiranoicos) interpretan con más agudeza lo que otros maliciamos sin encontrar las palabras justas. Y es que huele a que hay un plan muy bien trenzado, con ideología convicción, paciencia, resolución y recursos. Un plan ciertamente- y también - con luchadores convencidos, monigotes, hormiguitas, agentes dobles, incendiarios, pescadores de aguas revueltas y la típica carne de cañón que va quedando en las cunetas de las historias más truculentas e inconfesables de los pueblos, a la espera de  huesíferos y osteófilos por venir. Típicos elementos, todos ellos, de cualquier distribución estadística en la que -tras media, mediana, moda, percentiles, sesgo y curtosis-  lata un fenómeno en toda regla, con altibajos y otras incidencias -el que la sigue la consigue-  como sucede a otras escalas: cambios climáticos y evolución de las especies incluidos. Quizá para alguna tenaz marea- no necesariamente brutal y apresurada como un tsunami- el (a falta de la opinión del protagonista) deshonroso regreso forzado de Franco a El Pardo sea un elemento estadístico más. Un hito -no precisamente menor, por mucho que lo finja la derechita cobarde- en un proyecto de deslegitimación radical de lo que no pocos consideramos una encomiable vía de evolución política en curso, para abrir otra vía que (probablemente a través de un negro túnel) enlace directamente una fracasada república española frentepopulista con una inédita multirepública plurinacional expañola, andamiada por una nueva constitución (que entronice y legitime lo que hoy es delito) y edificada sobre el cadáver de la monarquía, de acuerdo con los sórdidos intereses de los nuevos brujos.

Estemos atentos y seamos previsores, porque el campo está concienzudamente sembrado de minas. Las leyes de encarrilamiento de las memorias históricas conllevan tienden a reescribir, blanquear y vindicar hemipléjicamente el pasado, amordazan su análisis riguroso desde el presente y terminan por imponer también censuras a las hipótesis de futuro. Por ello, mientras sea posible, permítasenos elucubrar y prevenir sobre los monstruos que se ciernen antes de que para opinar nos sea exigible el nihil obstat de los Ministerios del Odio y de la Verdad. Y antes de que, después de hacerlo, sintamos en el cogote el aliento siniestro de la Policía del Pensamiento.




Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Sesión de circo en Madrid

"...la política italiana es un circo sin ni siquiera domadores, sólo payasos."(Aforismo de Andrea Mucciolo).A propósito de aquello de las barbas de tu vecino.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

El hombre y la naturaleza

A lo largo del tiempo el hombre ha ido tomando posición respecto a la realidad cambiante que le rodea. Se ha pasado del temor reverencial a la naturaleza a creer que la podemos dominar y recrear a nuestro capricho  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Lecciones chilenas

Nos negamos a aprender que el socialismo es opresión y miseria. Deberíamos preferir la abundancia desigual a la pobreza igualitaria. Y en Chile la pobreza absoluta ha pasado de un 50% a un 6% de la población en las últimas cuatro décadas. (Publicado en Actuall)

Por Francisco J Contreras Leer columna

La sentencia

Dicen que no hubo enriquecimiento, pero es que eso debiera ser una agravante

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

ELEGIA A AGUSTIN COSTA

De parte de un buen amigo

Por Jose Manuel Miranda SLeer columna

A PROPÓSITO DE LA TAUMATURGIA DEL PROCÈS

Permítaseme iniciar con un aserto, no sé si mío, o recogido de mi acervo enriquecido con el seguimiento de predecesores ilustres…:  (En el pasado se colonizaba con la cruz y la espada; en los tiempos modernos, son los mass media y otras herramientas subsidiarias, las que hacen la labor de ejecutar órdenes y mandatos de cabildos regidores).  

Por Juan J. RubioLeer columna

Agustín Costa, un hombre de bien

Agustín Costa, catedrático de Quimica Analítica, falleció en Oviedo el 18 de Noviembre de 2019, a los 70 años Publicado en La Nueva españa

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Nuevo fraude, ahora electoral

¿Es posible en dos días ponerse de acuerdo en todo aquello que no pudo concertarse en seis meses?

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Modos, maneras...y efectos boomerang

Vuestro "don" señor Aitores el "don" del algodón,el cual para tener "don"necesita tener "algo".(Paráfrasis de un epigrama de Fco. Martínez de la Rosa).

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

«PRINCESAS DEL MARTIRIO»

?No es ninguna novedad recordar que la Lay de la Memoria Histórica que nos trajo el perverso e indigno Rodríguez Zapatero y a quien ya ha mejorado en este camino el no menos perverso e indigno Pedro Sánchez, no tiene el mismo trato para las personas o acontecimientos según hayan estado en un bando o en otro durante la Guerra Civil

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

REALIDAD versus IGNORANCIA

Con frecuencia, el paso de los acontecimientos me hace pensar que llegará un momento en que ya mis ojos, mis oídos, en fin, todo mi ser, deje de contemplar, atónito, tanta incongruencia, tanto sinsentido, tanto absurdo acompañado todo ello y adornado de tanta mentira, tanta ignorancia, tanta insensatez, en fin, tanta osadía a cargo de la clase dirigente que nos ha tocado sufrir.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Encuesta
¿Venderá Sanchez la unidad de España a cambio de la presidencia del Gobierno?¿

a) Si y lo que haga falta, carece de otro interés que su propia persona
b) No la maquinaria constitucional se lo impedirá

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo