Viernes, 24 de enero de 2020

la politica del absurdo

REALIDAD versus IGNORANCIA

Sí, eso pienso, repito, pero una cosa es mi pensamiento y otra, la capacidad, parece que inagotable, de dicha clase, de fabricar continuamente problemas donde no los hay, de interpretar los hechos históricos de forma torticera y falaz, de buscar una vez más el enfrentamiento ciudadano falseando por todos los medios nuestra historia tanto pasada como presente para sentar  las bases de otra, mendaz y tramposa, cuyo protagonista sería una España desconocida y rota...en fin, parece que intentando ganar una guerra cuyo desenlace real sucedió para bien, hace ya alrededor de ochenta años.

Repasando todos los tópicos y mentiras que manejan los actuales aficionados a políticos e historiadores, produce terror la gala que hacen una y otra vez de una contumaz y profunda ignorancia.

Muchos ejemplos saltan a la vista de cualquier persona pero sobre todo a la  de aquellos que por nuestra edad nos tocó vivir en directo y sin apasionamientos los acontecimientos que hoy se pretende con tanto ardor tergiversar y falsear.

Por ejemplo: el franquismo. Si el franquismo hubiese sido realmente como dice lo políticamente correcto, no podría haber sido posible la Transición como lo fué. La Transición fué posible como lo fué, debido en un tanto por ciento muy elevado a la aceptación y adecuación a las novedades que se  presentaban, por parte de la clase dominante entonces y que procedía directamente del anterior régimen. Hubo, aceptada y valorada  por todos, una reconciliación en aras de una futura convivencia en paz, un paso explícito "de la ley a la ley", pero parece que ese esforzado deseo, no fué suficiente y repito, ahora, se intenta imponer lo políticamente correcto en función de lo cual todos los partidos son esclavos de la idea de que el franquismo fué algo negro en nuestra historia y debe ser considerado por tanto un maleficio cuyos fantasmas hay que combatir hasta límites insospechados y realmente ridículos. Se equipara a Franco con lo más "selecto" de los dictadores más o menos recientes: Stalin, Hitler...como si bajo su mando se hubiese exterminado a millones de españoles y olvidando tantas cosas como por poner una muestra, que nada menos que quince mil judíos con nombres y apellidos pasaron hacia su salvación por la España que él gobernaba y gracias a su personal voluntad. Este asunto y tantos otros merecerían especial comentario ya que, en su torpeza, estos vengadores a toro pasado de las supuestas víctimas, han caído en la contradicción y galimatías que constituye el hecho de considerar por una parte el monumental Valle de los Caídos como algo despreciable (un mausoleo construido por Franco para su engrandecimiento) y por otra sacar de dicho lugar al pretendido dictador por ¿no ser digno? de descansar allí. ¿En qué quedamos pues? Difícil respuesta tiene este contrasentido.

En mi modesta opinión, este vergonzoso hecho, entre otras cosas vil, cobarde ruin y abyecto, ha servido para recuperar para la memoria histórica, la figura  de un personaje de los que, quiéranlo o no nuestros intrépidos desenterradores, es una figura protagonista, sirviendo por otra parte también, para mostrar a quienquiera que haya sido testigo, la dignidad y templanza de que han hecho gala los herederos de dicho personaje, después de agotar todos los medios legales para impedirla, durante la exhumación de su familiar, aceptando con ademán gallardo y absoluta seriedad la pretendida humillación que, sin duda era el deseo de los artífices de tan mencionada "heroicidad", calificada por los mismos una y mil veces como "gran victoria de la democracia". Insisto que opino sobre lo acaecido basándome únicamente en las imágenes que nos ha facilitado la autoridad competente. No tengo otra información.

Y ya, para concluir, puesto que el artículo se me desvió un tanto hacia este tema, terminaré opinando que el acto, al menos en lo que, reitero, nos permitieron ver televisado (también he de decir, con absoluta seriedad de la que no fueron excepción los representantes del gobierno), constituyó un verdadero homenaje al extinto protagonista que él mismo no dudaría en firmar (puesto que se sabe que tal era su talante), por la austeridad al tiempo que grandiosidad del marco y maneras en que se desarrolló y durante el cual, por cierto, lució sobre el féretro, con toda justicia, el guión de Jefe del Estado. En resumen: una lección para los autores de tan "memorable" y "valiente" hazaña que no sabemos, a día de hoy, si habrá finalizado.




Francisco Alonso-Graña del Valle


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Soldados de plomo

Vanidad viene de vano y vano significa vacío.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Las amistades peligrosas

Este tipo de "amigos", que florecen como hongos para aprovecharse de todo lo que brinda el poder y su aparato, a las primeras de cambio, y cuando hay cierto tufillo a corrupción,  suelen dar la espalda y ahí te quedas.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

A lomos del Phantom viene(Romance)

A lomos del Phantom viene Pedro Sánchez el doctor y a su grupa sonriente Begoña cantando un son.

Por Juglar GasparLeer columna

El conservadurismo de Roger Scruton

Espero que Scruton haya entendido ya que su combate por la verdad, la belleza y la justicia era algo más que un aplazamiento salisburyano de la victoria final de la nada Publicado en Libertad digital

Por Francisco J Contreras Leer columna

La tormenta del celibato

"El celibato de los sacerdotes es indispensable, no puedo callar", ha escrito el gran Benedicto XVI Publicado en el diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El castellano y el bable

Como ya saben, algunos pretenden imponer el bable como "llingua oficial ya".

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Estrellita

Un relato infantil, como remanso de paz ante tanto disparate generalizado.

Por Covadonga Garcia-Herrero PrietoLeer columna

Puros e impuros

Ver la paja en el ojo ajeno...

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Anne Applebaum, Pablo Iglesias y los crímenes del comunismo

Ya hubo dos ministros del PCE en 1936-39: Vicente Uribe y Jesús Hernández Tomás, sin contar que el PSOE de Largo Caballero era prácticamente comunista. Pero se trataba de una España en guerra y dividida. Ahora será la primera vez que participen en un gobierno con autoridad sobre todo el territorio nacional. La ocasión merece una reflexión sobre lo que ha representado históricamente el comunismo. Publicado en Actall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Llamamiento a la acción

Hay mimbres para organizar una respuesta social y política que arranque a España de las manos de sus enemigos Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Políticos ignorantes, o mentirosos

Como ya sabrán, Ángel Víctor Torres Pérez, secretario general del PSOE canario, y actual presidente de la comunidad desde julio del pasado año 2019, refiriéndose a unas declaraciones de Santiago Abascal en el Congreso de Diputados sobre Juan Negrín López, dijo que tales palabras de Abascal eran "irritantes"

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Encuesta
¿Inducirá el nuevo gobierno una nueva quema de iglesias como prometieron miembros de Unidas Podemos?

a) No lo hará, quedaría desprestigiado ante Occidente
b) Enseguida quieren aplastar a sus enemigos y la Iglesia es el principal

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo