Lunes, 13 de julio de 2020

Liberalismo(s)

Mi debate con Patrick Deneen

El pasado lunes 21 de octubre, lunes tuve el honor de debatir en la Universidad CEU San Pablo con Patrick Deneen, autor de Why Liberalism Failed. Leo subrayando, y hay libros que me ponen en un aprieto, porque son tan sustanciosos, que todos sus párrafos están reclamando el fluorescente. El de PatrickDeneen es uno de esos.

Pero mi discrepancia con Patrick Deneen es profunda. Su tesis principal es que el liberalismo era una filosofía viciada de origen, que su lógica era intrínsecamente disolvente, y que debía conducir inevitablemente a las patologías actuales que ambos lamentamos: relativismo moral, hedonismo, crisis de la familia y de los demás cuerpos intermedios, presentismo (una sociedad que desprecia su pasado y se despreocupa de su futuro, pues el único imperativo es "disfrutar la vida ahora").

Patrick Deneen insiste en presentarnos a Thomas Hobbes y John Locke como los padres del liberalismo, pasando por encima de las hondas diferencias filosóficas entre ambos. Hobbes presupuso un estado de naturaleza selvático, habitado por un homo oeconomicus amoral e implacable; Locke nos presenta una situación originaria de "benevolencia y ayuda mutua", en la que la ley natural garantiza ya una cierta cooperación social (aunque imperfecta: de ahí la necesidad de crear un Estado y leyes positivas), y que está poblado, no por individuos atomizados, sino por familias (la familia es para Locke una institución natural, anterior al Estado, y "no tiene por objeto solo la procreación, [sino la crianza de los hijos] y la continuación de la especie").

El padre del liberalismo, por supuesto, no es Hobbes, sino Locke. Hobbes teoriza un Leviatán con poder omnímodo: "haga lo que haga, el soberano no puede ser acusado de injusticia por ninguno de sus súbditos". Locke defiende un Estado limitado, cuya razón de ser es la tutela de los derechos naturales a "la vida, la libertad y la propiedad". Locke teoriza "antes que Montesquieu- la separación de poderes, para que unos órganos estatales contrapesen a los otros.

Todo ello en aras de la libertad del ciudadano. Una libertad que es entendida por Locke "no como libertinaje" (sic). No se trata de ser libres para vivir como nos plazca, sino para practicar voluntariamente el bien y ejercitarnos en la virtud. Pues ocurre que Locke, a quien Deneen atribuye la paternidad última del desmelene contemporáneo, afirma en sus Thoughts Concerning Education que "el gran principio de todo valor es éste: que el hombre sea capaz de negarse sus propios deseos, domine sus inclinaciones, y se sujete puramente al corsé de la razón, aunque el apetito incline en otra dirección". Palabras que hubiera podido muy bien suscribir Kant un siglo después. Kant, ese profeta del despendole (si hemos de creer a Deneen).

El padre del liberalismo, por supuesto, no es Hobbes, sino Locke. Hobbes teoriza un Leviatán con poder omnímodo: "haga lo que haga, el soberano no puede ser acusado de injusticia por ninguno de sus súbditos". Locke defiende un Estado limitado, cuya razón de ser es la tutela de los derechos naturales a "la vida, la libertad y la propiedad". Locke teoriza "antes que Montesquieu- la separación de poderes, para que unos órganos estatales contrapesen a los otros.

Todo ello en aras de la libertad del ciudadano. Una libertad que es entendida por Locke "no como libertinaje" (sic). No se trata de ser libres para vivir como nos plazca, sino para practicar voluntariamente el bien y ejercitarnos en la virtud. Pues ocurre que Locke, a quien Deneen atribuye la paternidad última del desmelene contemporáneo, afirma en sus Thoughts Concerning Education que "el gran principio de todo valor es éste: que el hombre sea capaz de negarse sus propios deseos, domine sus inclinaciones, y se sujete puramente al corsé de la razón, aunque el apetito incline en otra dirección". Palabras que hubiera podido muy bien suscribir Kant un siglo después. Kant, ese profeta del despendole (si hemos de creer a Deneen).

Pero defender al ciudadano abstracto como sujeto de derechos no significa combatir las raíces y vínculos religiosos, culturales o comunitarios. Creer que cristianos, judíos, etc. deban ser iguales ante la ley no significa desear que desaparezcan el cristianismo y el judaísmo (esa será la solución expeditiva que propondrá Marx para la discriminación religiosa: en lugar de igualar las religiones ante la ley, destruyámoslas a todas…; pero Marx era antiliberal). Creer que hombres y mujeres deban tener los mismos derechos no significa negar las diferencias biológicas y psicológicas entre los sexos. El liberalismo combatió adscripciones histórico-culturales asfixiantes o incompatibles con la libertad, pero valoró las comunidades electivas.

Alexis de Tocqueville quedó asombrado por el vigor de la vida asociativa norteamericana en el siglo XIX: los americanos, en lugar de esperar que el Estado les resolviese los problemas, se agrupaban en organizaciones voluntarias de tipo vecinal, filantrópico, cultural o religioso, para construir hospitales y escuelas, enviar misioneros a Africa, construir infraestructuras municipales, asistir a los menestorosos… No, el mundo liberal no fue el infierno de egoísmo que pinta la imaginación tradicionalista o marxista (a veces inquietantemente próximas).

Y el cuerpo intermedio más importante "la familia- conoció su edad de oro en el siglo XIX, precisamente coincidiendo con la plenitud del liberalismo. Pero esto debe quedar para otro artículo.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Tiempos protervos o la nueva protervidad II

Hace ya un tiempo nuestro actual presidente del Gobierno habló de la existencia de una policía patriótica en torno al PP.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Los enemigos del perdón

Es imprescindible volver a hablar del perdón a los enemigos -perdón que no excluye la justicia- y de la misericordia para obtener misericordia. ¿Pero cómo vamos a proclamar ese mensaje si nos han convencido de que no hay pecados y de que no hay que perdonar porque eso va en contra de la justicia

Por P. Santiago Martín Leer columna

A mi esposa

  Es objetivo en la vida encontrar a la persona amada y querida que a nosotros se nos dona.  

Por José Manuel Miranda Alonso Leer columna

El príncipe de la mentira

No piensen que me refiero a Satanás, tal como lo apodó el apóstol Pedro (1 Pedro 5:8-9), el personaje al que me refiero no da para tanto intelectualmente, no olvidemos que Luzbel era el querubín de más alto rango y por tanto su inteligencia es inmensa, no, les hablo de una persona más modestita en este campo, nuestro actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ni siquiera fue capaz no ya de escribir sino de leer su propia tesis doctoral.

Por Teresa SalamancaLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad I

La palabra protervidad, según el diccionario de la RAE, significa obstinación en la maldad. No se trata de un "palabro" como la "desescalada", ya que las montañas se escalan y luego se bajan o descienden pero no se desescalan.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL INGRESO MINIMO VITAL: UN PASO HACIA LA ESCLAVITUD CLIENTELISTA

Asistimos a la transformación de una sociedad democrática en una sociedad esclavizada por el poder a través de la compra del hoy todavía ciudadano por medio de un "plato de lentejas", con el "Gran Hermano"  mediático dirigiendo sus pasos

Por José Luis LafuenteLeer columna

Todos racistas y esclavistas

Cuando los europeos llegaron al África negra en el XV, los nativos practicaban la esclavitud a gran escala Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Crear tensión

La marquesa señora Montero dijo que "La derecha lleva semanas llamando a la insubordinación del Ejército". Su pareja, el marqués, acusó en el Congreso a diputados de VOX de añorar un golpe de Estado. Sin comentarios.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Un Gobierno icinerado

La máquina de la Justicia ha empezado a carburar y el despertar del confinamiento va a ser brutal   Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Lo que pasa con los ERTEs

  ¡QUE FÁCIL ES ECHAR LA CULPA A LOS DEMAS! ¿VERDAD, SEÑORA MINISTRA Y SEÑORA DIRECTORA DEL SEPE DE ASTURIAS?

Por José Luis LafuenteLeer columna

El opio y el odio

Che Guevara decía que "un revolucionario debe convertirse en una fría máquina de matar motivado por odio puro".

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo