Jueves, 19 de julio de 2018

Marian Turski, superviviente de Auschwitz: "Los factores que permitieron llegar al poder a Hitler están presentes hoy"

Marian Turski, superviviente de Auschwitz: "Los factores que permitieron llegar al poder a Hitler están presentes hoy"

"Estoy convencido de que los factores que permitieron a Hitler llegar al poder, están hoy en día presentes en muchos países de Europa y América. Ante esa situación solo cabe recordar que debemos tener cuidado", ha indicado este jueves 21 de junio en Madrid, durante su visita a la exposición 'Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos', en el Centro de Exposiciones Arte Canal, por la que han pasado ya más de 350.000 visitantes desde su apertura en diciembre de 2017, según ha indicado a Europa Press el director de la exposición, Luis Ferreiro.

Durante el recorrido, Marian Turski ha intentado situarse lejos de las alambradas de alta tensión recreadas en la muestra porque todavía siente miedo al acercarse pensando que se puede electrocutar. Estos postes y alambradas, según ha explicado, rodeaban todo el campo para prevenir las huidas pero también en torno a los hornos crematorios. "Para nosotros, lanzarse a estas alambradas simbolizaba el suicidio, el momento en que una persona ya no podía soportarlo más", ha recordado.

Turski, que durante mucho tiempo tuvo una amnesia que le impedía recordar el horror vivido, siente ahora la obligación de contar al mundo lo que vivió para que no vuelva a repetirse. Uno de los recuerdos que le viene a la mente corresponde a un hecho que se produjo nada más llegar al campo de concentración y exterminio.

"Uno de los capos del campo, un alemán que hablaba una jerga que no entendía, me ordenó hacer algo y yo no lo comprendí. Enseguida me pegó un puñetazo que provocó que se me cayeran y rompieran las gafas. Un miope como yo en un campo de exterminio sin gafas no podría sobrevivir más de dos días. Era absolutamente necesario recuperar las gafas", ha relatado.

TRES MONEDAS: ALCOHOL, CIGARRILLOS O PAN

Turski, junto a su grupo de diez camaradas, se dirigieron a la unidad a la que llegaban los objetos personales donde les exigían un pago por las gafas. "En Auschwitz había tres tipos de moneda: el alcohol, los cigarrillos y el pan, pero yo solo tenía pan y si hubiera dado como pago mis tres raciones diarias habría muerto", explica. Turski se emociona al recordar cómo sus amigos decidieron quitarse una tercera parte de su pan diario para comprarle las gafas.

En su día a día, los prisioneros sobrevivían con apenas 350 gramos diarios de pan, un litro de sopa --"en teoría"--, y una especie de café; con una manta fina, los que tenían suerte, aparte del uniforme de rayas que apenas les abrigaba en los días en que la temperatura caía a 20 grados bajo cero; y dormían en barracones con literas para unas 600 personas pero ocupadas por 1.100 personas.

Turski se detiene junto a una litera de madera. "Dormíamos cinco (en cada 'cama' de paja). Y podría parecer mejor la plaza de arriba, porque la gente no controlaba sus necesidades y los de abajo, muchas veces se mojaban. Pero cuando los nazis nos llamaban para formar de repente, nos tomaba mucho tiempo bajar pues estábamos debilitados y los rezagados podían ser asesinados a palos", recuerda.

Su amistad también fue decisiva en el día a día, cuando volvían de trabajar exhaustos y aún así se animaban entre ellos a aprender francés, por ejemplo, con tal de "mantenerse activos para conservar la dignidad humana". Asimismo, eran importantes y "esperanzadores" los pequeños gestos como el de la 'B' de la frase 'Arbeit macht frei' (El trabajo libera), emplazada en el acceso a Auschwitz.

LA 'B' ESPERANZADORA PARA LOS PRISIONEROS

"La forma normal de una 'b' es un semicírculo más pequeño arriba y uno más grande abajo. Aquí es justamente al revés. Tenemos base para considerar que el maestro herrero que realizó esta puerta de entrada también fue prisionero del campo y que hizo la 'b' así de forma consciente, para expresar que sí puedes hacer algo en contra de la voluntad de los alemanes aunque sea una cosa minúscula. Y todos los prisioneros, al desfilar bajo esa inscripción tras el trabajo sentíamos una pequeña satisfacción", ha relatado.

Turski ha mostrado su "enorme reconocimiento" a la exposición sobre Auschwitz en Madrid porque considera que "ahonda en la idea profunda de cómo fue posible Auschwitz", de cómo "gente joven, que realizaba actividades de ocio, que lo pasaba bien, asesinaba, construía hornos crematorios y torturaba".

"Si somos capaces de mostrar los factores que permiten que se produzcan cosas como el Holocausto entenderemos que Auschwitz no es algo que cayó del cielo de repente sino una especie de coronación de un proceso", ha subrayado, al tiempo que ha citado algunos hechos que podían haber sido indicativos de lo que iba a ocurrir: panaderías donde los judíos solo podían comprar a partir de las 17,00 horas o piscinas públicas donde no tenían permitido el acceso.

Sobre los negacionistas, el superviviente de Auschwitz ha indicado que aunque en aquel momento habría gente "de buena fe que no podía creer" que estuvieran asesinando a más de seis millones de judíos en el Holocausto, considera que hoy en día quien lo niegue es porque es "necio" o "de mala fe".

Turski, que sobrevivió a Auschwitz y a dos marchas de la muerte no pudo estar con su familia, que fue capturada antes que él, una circunstancia que define, por una parte, como negativa pues "en los momentos que uno presiente como finales, te gustaría estar con tus familiares", pero por otro lado, se alegra de no haber tenido que ver cómo su padre y su hermano fueron enviados a las cámaras de gas.

Termina la visita por la exposición y prefiere no enseñar en público el número que le tatuaron en el brazo cuando fue hecho prisionero, pero explica que a diferencia de otros supervivientes que se lo han borrado porque no podían mirarse el brazo para no recordar el horror, él prefiere conservarla porque considera que es su "condecoración más importante".


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Jordan Peterson y la batalla de los pronombres

Peterson es un liberal clásico que conoce bien la historia de los sistemas totalitarios y sabe que la batalla lingüística es decisiva. Es uno de los francotiradores intelectuales que ha surgido en Canadá y que, asumiendo el riesgo de muerte civil, mantienen enhiesta la bandera de la resistencia. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

La eutanasia que viene

La eutanasia es la salida fácil al problema del envejecimiento de la población Publicado en ele diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Atrocidades racistas: el gran ajuste de cuentas a Occidente

Se está produciendo un genocidio de blancos en sudáfrica ante el silencio general de la prensa Publicado en Disidentia

Por Francisco J Contreras Leer columna

'Traslatio sedis'

Alfonso X proyectaba desde Cádiz nada menos que la conquista militar y espiritual de África Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Feminista no, feminoide

Desde que Sánchez llegó al poder, todo han sido anuncios que sólo pretenden distraer la atención del respetable

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Rémi Brague y la legitimidad del hombre

Nuestra ética y nuestra política se basan en la libertad individual, absolutizándola hasta extremos inéditos en la historia. Sin embargo, este individualismo convive con una filosofía materialista que concibe al individuo como el producto caprichoso del azar evolutivo en un universo sin sentido.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Epitafio para un traidor

En noviembre del 16, me publicaban en estas mismas páginas la carta "Réquiem por la Constitución", en la que denunciaba "la forma encubierta en la que el gobierno de Rajoy, apoyado por la mayoría de los partidos parlamentarios, estaba llevando a cabo las negocio-cesiones con los nacionalistas, para desembocar en el final ya escrito en alguna parte".

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Carmen Calvo contra el romanticismo

Pedro Sánchez ha sorprendido con un gabinete aseado, sin estridencias frentepopulistas para calmar a los mercados. Pero ese "giro a la derecha” económico lo compensará con un giro a la izquierda que sólo podrá ser moral-cultural. Preparémonos a una lluvia de medidas feministas, homosexualistas y laicistas.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Lágrimas negras

Usted, señor Rajoy, ha supeditado el interés de España a la conveniencia de su pútrido partido

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El largo 68, de la ETA a las aulas

El mayo del 68 derivó en varios movimientos que han perdurado hasta nuestra época y cambiado nuestra sociedad. Algunos miembros se quedaron en el activismo armado, otros treparon a las cumbres de la política y los últimos transformaron la educación y la cultura.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Mayo del 68, o el triunfo de los niñatos

Mayo del 68 fue una kermesse violenta de hijos de papá que despreciaban los valores y el modo de vida de la generación anterior Publicado en Disidencia

Por Francisco J Contreras Leer columna

Encuesta
Ante la actuación de los paises de EU en el caso Puigdemont ¿cobra sentido la decisión britanica del Brexit?

a) si
b) no

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo