Viernes, 16 de noviembre de 2018

Marian Turski, superviviente de Auschwitz: "Los factores que permitieron llegar al poder a Hitler están presentes hoy"

Marian Turski, superviviente de Auschwitz: "Los factores que permitieron llegar al poder a Hitler están presentes hoy"

"Estoy convencido de que los factores que permitieron a Hitler llegar al poder, están hoy en día presentes en muchos países de Europa y América. Ante esa situación solo cabe recordar que debemos tener cuidado", ha indicado este jueves 21 de junio en Madrid, durante su visita a la exposición 'Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos', en el Centro de Exposiciones Arte Canal, por la que han pasado ya más de 350.000 visitantes desde su apertura en diciembre de 2017, según ha indicado a Europa Press el director de la exposición, Luis Ferreiro.

Durante el recorrido, Marian Turski ha intentado situarse lejos de las alambradas de alta tensión recreadas en la muestra porque todavía siente miedo al acercarse pensando que se puede electrocutar. Estos postes y alambradas, según ha explicado, rodeaban todo el campo para prevenir las huidas pero también en torno a los hornos crematorios. "Para nosotros, lanzarse a estas alambradas simbolizaba el suicidio, el momento en que una persona ya no podía soportarlo más", ha recordado.

Turski, que durante mucho tiempo tuvo una amnesia que le impedía recordar el horror vivido, siente ahora la obligación de contar al mundo lo que vivió para que no vuelva a repetirse. Uno de los recuerdos que le viene a la mente corresponde a un hecho que se produjo nada más llegar al campo de concentración y exterminio.

"Uno de los capos del campo, un alemán que hablaba una jerga que no entendía, me ordenó hacer algo y yo no lo comprendí. Enseguida me pegó un puñetazo que provocó que se me cayeran y rompieran las gafas. Un miope como yo en un campo de exterminio sin gafas no podría sobrevivir más de dos días. Era absolutamente necesario recuperar las gafas", ha relatado.

TRES MONEDAS: ALCOHOL, CIGARRILLOS O PAN

Turski, junto a su grupo de diez camaradas, se dirigieron a la unidad a la que llegaban los objetos personales donde les exigían un pago por las gafas. "En Auschwitz había tres tipos de moneda: el alcohol, los cigarrillos y el pan, pero yo solo tenía pan y si hubiera dado como pago mis tres raciones diarias habría muerto", explica. Turski se emociona al recordar cómo sus amigos decidieron quitarse una tercera parte de su pan diario para comprarle las gafas.

En su día a día, los prisioneros sobrevivían con apenas 350 gramos diarios de pan, un litro de sopa --"en teoría"--, y una especie de café; con una manta fina, los que tenían suerte, aparte del uniforme de rayas que apenas les abrigaba en los días en que la temperatura caía a 20 grados bajo cero; y dormían en barracones con literas para unas 600 personas pero ocupadas por 1.100 personas.

Turski se detiene junto a una litera de madera. "Dormíamos cinco (en cada 'cama' de paja). Y podría parecer mejor la plaza de arriba, porque la gente no controlaba sus necesidades y los de abajo, muchas veces se mojaban. Pero cuando los nazis nos llamaban para formar de repente, nos tomaba mucho tiempo bajar pues estábamos debilitados y los rezagados podían ser asesinados a palos", recuerda.

Su amistad también fue decisiva en el día a día, cuando volvían de trabajar exhaustos y aún así se animaban entre ellos a aprender francés, por ejemplo, con tal de "mantenerse activos para conservar la dignidad humana". Asimismo, eran importantes y "esperanzadores" los pequeños gestos como el de la 'B' de la frase 'Arbeit macht frei' (El trabajo libera), emplazada en el acceso a Auschwitz.

LA 'B' ESPERANZADORA PARA LOS PRISIONEROS

"La forma normal de una 'b' es un semicírculo más pequeño arriba y uno más grande abajo. Aquí es justamente al revés. Tenemos base para considerar que el maestro herrero que realizó esta puerta de entrada también fue prisionero del campo y que hizo la 'b' así de forma consciente, para expresar que sí puedes hacer algo en contra de la voluntad de los alemanes aunque sea una cosa minúscula. Y todos los prisioneros, al desfilar bajo esa inscripción tras el trabajo sentíamos una pequeña satisfacción", ha relatado.

Turski ha mostrado su "enorme reconocimiento" a la exposición sobre Auschwitz en Madrid porque considera que "ahonda en la idea profunda de cómo fue posible Auschwitz", de cómo "gente joven, que realizaba actividades de ocio, que lo pasaba bien, asesinaba, construía hornos crematorios y torturaba".

"Si somos capaces de mostrar los factores que permiten que se produzcan cosas como el Holocausto entenderemos que Auschwitz no es algo que cayó del cielo de repente sino una especie de coronación de un proceso", ha subrayado, al tiempo que ha citado algunos hechos que podían haber sido indicativos de lo que iba a ocurrir: panaderías donde los judíos solo podían comprar a partir de las 17,00 horas o piscinas públicas donde no tenían permitido el acceso.

Sobre los negacionistas, el superviviente de Auschwitz ha indicado que aunque en aquel momento habría gente "de buena fe que no podía creer" que estuvieran asesinando a más de seis millones de judíos en el Holocausto, considera que hoy en día quien lo niegue es porque es "necio" o "de mala fe".

Turski, que sobrevivió a Auschwitz y a dos marchas de la muerte no pudo estar con su familia, que fue capturada antes que él, una circunstancia que define, por una parte, como negativa pues "en los momentos que uno presiente como finales, te gustaría estar con tus familiares", pero por otro lado, se alegra de no haber tenido que ver cómo su padre y su hermano fueron enviados a las cámaras de gas.

Termina la visita por la exposición y prefiere no enseñar en público el número que le tatuaron en el brazo cuando fue hecho prisionero, pero explica que a diferencia de otros supervivientes que se lo han borrado porque no podían mirarse el brazo para no recordar el horror, él prefiere conservarla porque considera que es su "condecoración más importante".


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Mentira tras mentira

Con el asunto de los restos de Franco, este Gobierno se ha metido en un lío del que sólo puede salir descalabrado Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Abusiris

El estudio de la necrópolis de Abusiris permite conocer como fue declinando el Imperio egipcio antiguo y por extensión como los imperios se van desmoronando

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

La paja y la viga

Según la Comisión Europea, las autonomías están dificultando la prosperidad de España Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Marcuse es culpable

Soy el espíritu que siempre niega [Ich bin der Geist, der stets verneint]”, dice de sí mismo el Mefistófeles de Goethe. La izquierda, sostuvo Roger Scruton en Fools, Frauds, and Firebrands, es mefistofélica: lo que la define es su “esencial negatividad”, su “grito contra lo vigente en nombre de lo desconocido”: critica implacablemente las imperfecciones reales o imaginarias de la sociedad actual sin proponer otra alternativa que, en el mejor de los casos, borrosas utopías (en el peor, la simple reedición de lo que una y otra vez –de Lenin a Mao, de Pol Pot a Castro o Chávez- ha desembocado en fosas comunes y colas para comprar papel higiénico). Publicado en Disidentia

Por Francisco J Contreras Leer columna

El caso Olona

Macarena Olona desveló una red corrupta en el País Vasco que afectaba a cargos nacionalistas Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

VOX y el voto católico

Es triste ver cómo tantos católicos militantes dejan pasar la oportunidad de apoyar a un partido que, por primera vez desde la Transición, está dispuesto a plantear una verdadera alternativa ideológica a la izquierda en todos los terrenos. Publicado en ACTUALL  

Por Francisco J Contreras Leer columna

San Gregorio VII

Gregorio VII fue  un hombre que, bien se puede decir, llenó por sí el siglo XI y el mundo de entonces; y sacudió toda Europa sumergida en. tantos errores y envuelta en preocupante ignorancia. El mismo manifestaba conocimiento de su ardua misión y vaticinó lo que su mismo nombre significaría en las edades futuras. Y, sin embargo, murió en el exilio. (Juan XXIII)

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Triunfa un "luminoso" Turco en Italia

Ayer se estrenó el segundo título de la actual emporada de ópera ovetense con una obra de Gioachino Rossini de desigual aceptación según la época.

Por Cosima Wieck Leer columna

Hablan los que saben

Un documento de 43 medievalistas y arabistas confirman que la Mezquita pertenece a la Iglesia Publicado en el Diario de Sevilla

Por Recaredo 1972Leer columna

Inmigración, Estado asistencial y el ogro Trump

Es imposible tener a un mismo tiempo fronteras abiertas y Estado del Bienestar: mejor dicho, es posible, pero también una receta para la ruina. Habrá que desactivar alguno de los factores. Y no parece que vaya a ser el Estado del Bienestar. Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

Santa Catalina de Siena

El siglo en el que vivió "siglo XIV" fue una época tormentosa para la vida de la Iglesia y de todo el tejido social en Italia y en Europa. Sin embargo, incluso en los momentos de mayor dificultad, el Señor no cesa de bendecir a su pueblo, suscitando santos y santas que sacudan las mentes y los corazones provocando conversión y renovación. Catalina es una de estas personas y también hoy nos habla y nos impulsa a caminar con valentía hacia la santidad para que seamos discípulos del Señor de un modo cada vez más pleno (BXVI)

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Encuesta
¿Logrará Sanchez burlar la Constitución y permitir la celebración de un referendum de independencia en Cataluña?

a) Si hay demasiados intereses "bastardos" en juego
b) No los españoles lo impdirán

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo