Martes, 26 de marzo de 2019

andalucia

La corrupción

Extraña a muchos por ahí lo que juzgan amplia tolerancia de los andaluces con la corrupción socialista. Y aducen como prueba el modo en que se está desarrollando la fase más ardua del juicio por los falsos ERE, cuyo coste a las arcas regionales se estima en no menos de 700 u 800 millones de euros. Es verdad que el tremendo escándalo que aquello supuso hace unos años ha sido ya amortiguado por la distancia y por el efecto de la catarata de casos tal vez menores en comparación pero de gran impacto sobre la opinión. Y también porque a estas alturas, cuando el PSOE andaluz -¿quién lo diría?- se ha convertido en el último exponente de la izquierda responsable y garante de la estabilidad del sistema, hay pocas ganas de contribuir a su desprestigio.


Hubo un momento, cuando el asunto de los ERE se vio reforzado por el no menor fraude de los cursos de formación -la Intervención de la propia Junta elevó hasta 3.015 millones la cantidad pendiente de justificar-, en los primeros meses de 2015, de gran indignación ciudadana. Desde uno de estos modestos Envíos se llegó a pedir que el Gobierno de la nación interviniera por decreto a la Junta -hoy sabemos que eso se llama un 155- como medio para detener el brutal latrocinio y proceder al castigo de los culpables, pero hoy por hoy ¿quién vigilaría al vigilante? La confianza en el Gobierno ha llegado a estar tanto o más por los suelos que en la Junta.

Parece que esto de la corrupción no hay quien lo arregle, ni policía ni jueces. El mal es más hondo y tiene que ver con una quiebra de orden moral que se ha instalado en nuestra sociedad. Siempre hubo y habrá cierta corrupción pública porque todos los hombres son sobornables, pero es preciso remontarse muy atrás para contemplar algo semejante en nuestra historia. Hace dos meses, en una memorable intervención en un encuentro con laicos en el Arzobispado de Sevilla, monseñor Martínez Camino, obispo auxiliar de Madrid y uno de los más finos teólogos de nuestro episcopado, dio algunas claves al respecto: los hombres vivimos bajo el imperativo de poseer sin límite alguno. Ese deseo es un reflejo negativo del deseo de Dios, de un bien infinito. En la medida en que personal y socialmente prescindimos de Dios el imperativo de bienes materiales nos domina más y más. Una vieja historia que presenta un coste social inmenso: la injusticia bajo todas sus formas.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

EMBUSTEROS

Como conmemoramos el pasado día 21 el "Día de la Poesía", yo quisieracelebrarlo a mi manera publicando, aún exponiéndome a fuertes rechiflas y abucheos, una especie de poema (cuyo título y formato he antepuesto) de tema político a modo de lamento y reacción, que va dirigido a tantas y tantas personas anónimas y menos anónimas que se dedican con entusiasmocotidiano a "hacer la vida más llevadera a los demás", afanándose para ellocontinuamente, sin merma de esfuerzo y, sobre todo y principalmente, en provecho propio, siguiendo la conocida norma que reza: "La caridad bienentendida empieza por uno mismo".Bien, pues allá va el poema, dedicado

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Quince años después

Han pasado quince años desde que se cometiera en España el mayor atentado terrorista en Europa, con ciento noventa y dos víctimas mortales  y más de dos mil cuyas vidas fueron mermadas física y psicológicamente. Sería una burda canallada  centrar nuestros recuerdos de forma aséptica en una cifra de muertos.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Douglas Murray y la extraña muerte de Europa

Las argucias desplegadas para demostrar que Europa no puede sino resignarse a la inmigración masiva son muy variadas. El villano oficial seguirá siendo “la ultraderecha”, y el euro-progresismo seguirá entonando “We are the world, we are the children” hasta el final. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Brechas

No existe justificación social para el enorme montaje político y mediático español en torno al 8-M Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

SALVEMOS EL CARNAVAL

El otro enemigo, más sofisticado y organizado, se llama Dictadura. Publicado en La Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

Fabricando problemas

Bueno, pues cuando nosotros creíamos que todos queríamos lo mejor y más justo para lamujer y lo mejor y más justo para los inmigrantes por poner un par de ejemplos de lostemas más llamativos, resulta que no, que no es así

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Sacrificios infantiles rituales

"Un sacrificio inconcebible" es el título de un artículo publicado recientemente en  National Geographic, en el cual se exponen los últimos macabros hallazgos arqueológicos que han tenido lugar en la costa norte de Perú: la que fue  una matanza masiva de niños.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

DOS MANERAS DE ENTENDER EL FEMINISMO

Los medios de comunicación y las redes sociales están invadiéndonos estos días con continuas referencias a la denominada “Huelga feminista” del 8 de marzo de 2019, Día de la mujer trabajadora.  

Por José Luis LafuenteLeer columna

Una crónica desde París

One of Us se propone “liberar las inteligencias”, “hacer sentir a los discrepantes –esos que ya no se atreven a hablar- que no están solos”. Como ha escrito Douglas Murray, “Europa no sabe cómo continuar su Historia [history] porque ha perdido su historia [story]”. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Quo vadis, Europa?

Hoy Europa no se debate como hace ochenta años entre las ansias de dominio de ideologías criminales Publiado en el Diario de Sevilla.

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Exhumando

(…2018 año del perro, 2019 año del cerdo, 2020 año de la rata…: malos tiempos para quienes quieren desafiar las maldiciones faraónicas) Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

Encuesta
¿Están amañadas las encuestas del CIS?

a) Si quieren dirigir el voto hacia el PSOE
b) No los españoles se han vuelto "locos"

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo