Lunes, 04 de julio de 2022

mirada en derredor

Ideología e impotencia

El que se asoma a la Historia en busca de ejemplos, a menudo lo que encuentra son advertencias. Por razones que no son del caso, en estos días en que Europa vuelve a arder, he de ocuparme en estudiar la relación entre los papas de la edad de oro del pontificado -siglos XII y XIII- y los reyes cristianos de la época. La forma en que algunos papas abusaron de su enorme autoridad moral e ideológica explica las reacciones que acabaron dando lugar a la honda crisis bajomedieval de la institución. La llamada Reforma protestante, que quebró para siempre la unidad espiritual de Europa, fue la respuesta inadecuada a problemas que habían desfigurado mucho del mensaje original del cristianismo.

Hoy, naturalmente, nuestros problemas son otros, pero los mecanismos que operan no son tan diferentes. El abuso ideológico sustentado en la buena fe de las gentes lleva siempre a excesos de poder que acaban cegando a los mandatarios, impidiéndoles reaccionar ante los problemas que anuncian su declive. Occidente es un ejemplo perfecto de ello, maniatado por mantras ideológicos que están ya atornillados a estilos de vida e intereses inatacables. De nada sirven las advertencias sobre el pavoroso futuro demográfico porque, aunque nadie pueda ya negarlo, corregirlo supondría invalidar en buena medida los frutos de la revolución sexual comenzada en los años sesenta, piedra angular del actual feminismo. Nada eficaz se plantea para resolver la dependencia energética europea y sus terribles consecuencias sobre las economías de las familias, la viabilidad de los transportes y la supervivencia de la industria y el agro, porque se es incapaz de prescindir de los prejuicios sobre fuentes de energía, como la nuclear, cuya imagen sigue dependiendo de ideas acuñadas hace cincuenta años. En países como España sigue siendo tabú articular una verdadera cultura de defensa, cuya premisa sólo puede ser el de unas fronteras seguras y respetadas, porque eso choca con reflejos pacifistas que, ocioso es decirlo, nada tienen que ver con el mundo en que vivimos.

Son sólo algunos ejemplos. El abuso ideológico sobre la sociedad presenta hoy formas que ni los papas medievales se atrevieron a soñar. La corrección política no es más que el rabioso intento de cancelar el debate sobre la realidad para seguir manteniendo ficciones que alienten el añejo discurso utópico tildado de progresista. Lástima que los cañonazos, cada vez más cercanos, no se aplaquen con sermones ni consignas de manifa.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

 Feijóo ya se ve en la Moncloa

Tras el aplastante triunfo del PP en las elecciones autonómicas andaluzas, donde su candidato Juan Manuel Moreno Bonilla trapasó la mayoría absoluta con holgura, seguro que el presidente nacional de la formación ve inminente la repetición de este fenómeno en la generales con él  como  protagonista.

Por María Alú Leer columna

 Lindezas de Feijóo

A pesar de que la inmensa mayoría de los españoles son conocedores de la trayectoria ideológica y política del nuevo líder del reseteado PP, por si aún alguien alberga todavía alguna duda sobre la misma-incluso después de las soflamas sobre "el rumbo claro" a raíz de su unción- paso de forma somera a señalar algunos de sus hitos más destacables:

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

¿QUÉ Y A QUIÉN REPRESENTAN HOY LOS SINDICATOS MAYORITARIOS?

  El fracaso de asistencia a la manifestación convocada por UGT y CC.OO el pasado 23 de marzo y la laxitud de sus pretensiones, protestar contra las alzas de precios pero dejando bien claro que, no sólo las quejas no se dirigían al Gobierno sino antes bien que le pedían que no se redujesen los impuestos, me han llevado a reflexionar para responder a la pregunta planteada en el encabezamiento, plasmarlo por escrito, esperando que la consideración de plantee por los propios Sindicatos.  

Por José Luis LafuenteLeer columna

Una sociedad enemiga de los niños

Gabriele Kuby ha escrito un libro titulado “La generación abandonada”, y su tesis es que hemos sacrificado la felicidad de varias generaciones de niños a la libertad amorosa ilimitada de los adultos. Los niños son los grandes perdedores de la revolución sexual de los 60 y 70, convertida desde entonces en cimiento moral de nuestra sociedad. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Ideología e impotencia

  El abuso ideológico sustentado en la buena fe de las gentes lleva siempre a excesos de poder Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¡Qué verde era mi valle!

?La verdad es que podemos considerar tanto el título como el subtítulo de este artículo como un par de elementos surrealistas añadidos a posteriori pues sería muy laborioso buscarles alguna relación con el escrito que quizá algún lector benevolente llegue a leer de principio a fin, pero no niego que tiene "su aquél", aquel tinte nostálgico y amargo que hoy acompaña a los que ya nos pesan los años.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Ya no quedan jueces en Berlín

Esta sociedad envilecida que se refugia bajo la "sacralidad" de la palabra democracia para perpetrar las mayores felonías impunemente y digo sociedad porque los políticos y los jueces salen de la sociedad no llegaron aquí desde Saturno, está derivando con pasos de "siete leguas" hacia una tiranía plutocrática

Por Teresa SalamancaLeer columna

¿Qué pasa realmente en Ucrania?

Este modesto periódico dispone de pocos medios, solo una agencia de noticias, nuestra observación de diversas cadenas de televisión y distintos periódicos.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

El PP y sus tradicionales incumplimientos

José Luis Martínez Almeida, algunos empiezan a llamarlo Carmeida, nos ha regalado una magnífica "perla de la factoria" del PP y no precisamente una perla de lluvia venida de un pais donde no llueve como dice la canción de Jaques Brel sino de la mendacidad.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

El ocaso del cristianismo

  Desde hace tiempo, el cristianismo se va debilitando en la conciencia de Occidente. Es un completo desastre desde el punto de vista religioso, pero creo que cada vez más gente se irá dando cuenta de que, a la larga, prescindir de Jesucristo no trae sino calamidades. Algunas ya son patentes, como la pérdida de patrimonio cultural por el cierre de iglesias y catedrales, otras son fáciles de detectar como el preocupante descenso de la moralidad pública, otras, en fin, irán aflorando con el paso del tiempo.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

¿UN REY SECUESTRADO?

El mensaje de Navidad del Rey ¿es suyo o está constreñido por el Ejecutivo? Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿derribaran la Cruz del Valle de los Caídos y expulsarán a los monjes?

a) Si porque la Iglesia no los va a defender
b) No porque el poder de la oración es invencible

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo