Martes, 10 de diciembre de 2019

indignidad

El Valle y la derecha vil

El oficio de historiador obliga a ver las cosas desde distintos ángulos y hasta con distintos prismas. En el fondo, se trata de despegarse de lo emocional para anteponer lo racional en el análisis y el relato. Y cuando la cercanía de los hechos o su fuerte carga nos lo impiden, caben dos actitudes: abstenerse de historiar o tratar de ponerse en la piel de aquellos que en principio no gocen de nuestra simpatía o adhesión. La sustitución de la historia por la memoria conlleva, entre otras consecuencias, la anulación de todas las cautelas metodológicas y éticas que los historiadores han erigido, trabajosamente, en torno a su quehacer. Victimismo, sectarismo y revanchismo son sus frutos necesarios.

Lo que ha pasado en el Valle de los Caídos tiene que ver con todo eso y con la bellaca propensión a complacer al poder, sea este el que sea. Casi todos los problemas de la Justicia, de la Universidad e incluso de la Iglesia, por mencionar algunas instituciones vitales, tienen que ver o acaban teniendo que ver con ello. La mentira y la corrupción que se han adueñado de la sociedad española se han extendido desde las instituciones porque estas son incapaces de señalar límites a un poder que, por su condición democrática, se cree con derecho a invadir cualquier esfera pública o privada.

Un jefe de Estado reconocido internacionalmente de forma unánime durante 35 años, de cuya acción de gobierno en esas décadas dimana la España nueva que hizo posible la Monarquía parlamentaria, el régimen democrático y la Constitución, puede ser extraído de su tumba de forma deshonrosa para ser trasladado, en contra del parecer de su familia y de la comunidad religiosa que rige el lugar, al sitio apetecido por los que fueron y son sus enemigos jurados. Veámoslo desde el ángulo contrario: se arguye que Franco no merece honores, pero sus enemigos de entonces gozan de calles, monumentos, y distinciones de todo tipo. ¿Consentiría la izquierda un trato semejante a cualquiera de sus referentes, por criminales, ineptos o canallas que hayan podido ser? ¿Por qué la derecha española, desde los monárquicos a las lindes de la socialdemocracia, cuyo fue el régimen franquista de arriba a abajo, calla y otorga ante esta orgía de odio? No es posible que sea tan estúpida que no comprenda que es a ella toda a la que se desea deslegitimar para siempre. ¿Hasta dónde alcanzan sus increíbles tragaderas, su suicida vileza?


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Sesión de circo en Madrid

"...la política italiana es un circo sin ni siquiera domadores, sólo payasos."(Aforismo de Andrea Mucciolo).A propósito de aquello de las barbas de tu vecino.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

El hombre y la naturaleza

A lo largo del tiempo el hombre ha ido tomando posición respecto a la realidad cambiante que le rodea. Se ha pasado del temor reverencial a la naturaleza a creer que la podemos dominar y recrear a nuestro capricho  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Lecciones chilenas

Nos negamos a aprender que el socialismo es opresión y miseria. Deberíamos preferir la abundancia desigual a la pobreza igualitaria. Y en Chile la pobreza absoluta ha pasado de un 50% a un 6% de la población en las últimas cuatro décadas. (Publicado en Actuall)

Por Francisco J Contreras Leer columna

La sentencia

Dicen que no hubo enriquecimiento, pero es que eso debiera ser una agravante

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

ELEGIA A AGUSTIN COSTA

De parte de un buen amigo

Por Jose Manuel Miranda SLeer columna

A PROPÓSITO DE LA TAUMATURGIA DEL PROCÈS

Permítaseme iniciar con un aserto, no sé si mío, o recogido de mi acervo enriquecido con el seguimiento de predecesores ilustres…:  (En el pasado se colonizaba con la cruz y la espada; en los tiempos modernos, son los mass media y otras herramientas subsidiarias, las que hacen la labor de ejecutar órdenes y mandatos de cabildos regidores).  

Por Juan J. RubioLeer columna

Agustín Costa, un hombre de bien

Agustín Costa, catedrático de Quimica Analítica, falleció en Oviedo el 18 de Noviembre de 2019, a los 70 años Publicado en La Nueva españa

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Nuevo fraude, ahora electoral

¿Es posible en dos días ponerse de acuerdo en todo aquello que no pudo concertarse en seis meses?

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Modos, maneras...y efectos boomerang

Vuestro "don" señor Aitores el "don" del algodón,el cual para tener "don"necesita tener "algo".(Paráfrasis de un epigrama de Fco. Martínez de la Rosa).

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

«PRINCESAS DEL MARTIRIO»

?No es ninguna novedad recordar que la Lay de la Memoria Histórica que nos trajo el perverso e indigno Rodríguez Zapatero y a quien ya ha mejorado en este camino el no menos perverso e indigno Pedro Sánchez, no tiene el mismo trato para las personas o acontecimientos según hayan estado en un bando o en otro durante la Guerra Civil

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

REALIDAD versus IGNORANCIA

Con frecuencia, el paso de los acontecimientos me hace pensar que llegará un momento en que ya mis ojos, mis oídos, en fin, todo mi ser, deje de contemplar, atónito, tanta incongruencia, tanto sinsentido, tanto absurdo acompañado todo ello y adornado de tanta mentira, tanta ignorancia, tanta insensatez, en fin, tanta osadía a cargo de la clase dirigente que nos ha tocado sufrir.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Encuesta
¿Venderá Sanchez la unidad de España a cambio de la presidencia del Gobierno?¿

a) Si y lo que haga falta, carece de otro interés que su propia persona
b) No la maquinaria constitucional se lo impedirá

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo