Sabado, 14 de diciembre de 2019

Una víctima de las de las "eternas" camarillas que trabajan contra España

El Taita Boves

 José Tomás Boves, marino y soldado de asturiana cuna y llanera mortaja, defensor del Rey de las Españas en Venezuela hasta las últimas extenuaciones, es uno de los muchos españoles que lucharon por su patria y cayeron no ya en el olvido, sino en el desprecio. Parece que mal paga España y mal pagamos los españoles a quien dejaron nuestro pabellón bien alto….  

 Boves encarna una figura fascinante de un tiempo terrible: La confirmación de la desordenada ruptura de esa comunidad política universal que fue la Monarquía Hispánica; hecho contra el que lucharon muchísimos españoles americanos. Durante años y años se ha establecido una Leyenda Negra contra él radicalmente injusta y deformante. Aún estamos esperando pruebas sobre hechos que se dan por muy asentados, tales como su cárcel por contrabando o su incipiente filiación republicano-separatista. Hay otros que han intentado “justificar” su figura a posteriori diciendo que la bandera realista para él fue puramente circunstancial, y que en verdad era una mezcla de revolucionario de la lucha de clases y precursor rastafari. Estas teorías bañadas de marxismo, acaso sintetizadas en su día por el venezolano Juan Uslar, se esgrimieron al alimón del desprecio hacia un “sanguinario rebelde sin causa”…. ¿En qué quedamos, pues?  

 A mi juicio, “La División Infernal. Boves, vencedor de Bolívar” (Ediciones Falcata Ibérica) de José Semprún aclara muchos tópicos/típicos al respecto. No es un libro que "disculpe" a Boves, no es una leyenda rosa: Se trata de una obra histórica "desapasionada", contestando punto por punto a dos siglos de leyendas negras y embustes embaucadores. Y digo leyendas negras y embustes embaucadores porque hasta en las descripciones físicas se nos ha pintado a los líderes secesionistas como apuestos y bellos mientras que a Boves, Rosete, Agualongo, etc., son ejemplos de fealdad… El romanticismo es lo que tiene…  

 Las constantes "disculpas" de historiadores como Lecuna a las proclamas y a los actos de Briceño, Bolívar, Campo Elías (Quien dijo estar dispuesto a degollarse para lograr el exterminio de la raza española…), Arismendi o Ribas con eso que "claro, es que era una guerra" ya no se sostienen por ningún lado. Por lo visto era guerra sólo para ellos, en el caso de Boves, va a ser sólo el odio por el odio….

  Se suele achacar que Boves no respetaba capitulaciones.... En cambio, el que no las respetó fue Bolívar, por ejemplo el armisticio de Santa Ana en los días de la campaña sobre Quito, aprovechando para tomar por la fuerza la muy realista Maracaibo. ¿Por qué esto en Bolívar es un acto de heroicidad y desprendimiento y en Boves no es más que maldad absoluta? Pues porque estamos ante ideología y no ante historia. Porque no se quiere entender que un "blanco de orilla" (No un "mantuano ilustrado", esto es, encomendero descendiente directo de conquistadores) se despejara como buen militar en uno de los conflictos más dolorosos de nuestra historia. Ello no significa que neguemos las terribles campañas de Boves; pero es que volvemos una y otra vez: Si analizamos las campañas de Bolívar y sus adláteres, son mucho peores. La misma proclama realista de Pasto nos dice que no respetaron la capitulación, y tampoco vacilaron en convertir los altares en regueros de sangre y en improvisadas casas de putas.  

 Asimismo, fue Boves el que salvó el tesoro botánico de Celestino Mutis al entrar en Caracas, tesoro botánico que Bolívar tenía apalabrado para vender a su adorada Gran Bretaña, a la que quiso entregar Nicaragua y el Panamá.  

 Al menos historiadores como Juan Vicente González han puesto el dedo en la llaga al denunciar a las claras los terribles asesinatos masivos de españoles en las bóvedas de La Guaira.

  Militarmente, el talento de Boves fue latente al crear prácticamente de la nada un organizado ejército de miles de hombres, que venció en el campo de batalla a la constancia y el genio militar de Bolívar. Con todo, los llaneros de Boves componían una comunidad en verdad harto heterogénea que iba más allá del "mesianismo negro". Fueron los cabecillas canarios, fueron las masas de pardos libres, fueron los indios aliados, fueron algunos criollos y peninsulares. Fue toda una realidad hispanoamericana por encima de la "fijación racial" y de "¡mueran los blancos!" como grito de guerra. “Blanco” no por “biologismo racista”, sino señalando a quienes se creían “los más blancos”, como advertimos anteriormente. Es un caso en verdad bastante parecido al que se dio con Ramón Cabrera en la España carlista.

  Sí es verdad que fue una "guerra de excluidos" frente a la república de los mantuanos. También es verdad que Boves les jugó a los independentistas en su propio terreno y les ganó, pero en verdad no contó de forma determinante con los esclavos huidos en su ejército, empezando porque muchos eran indisciplinados y no muy aptos para el combate.

  Miranda intentó liberar a los esclavos para atraérselos a su causa y fracasó rotundamente; Bolívar empleó la fuerza y la amenaza. No vamos a negar que Boves empleó “levas”, pero con todo y con eso, tuvo mayor éxito y fue mucho más “igualitario” en el trato con sus hombres.

  El incapaz capitán general Juan Manuel de Cagigal reconoce que a pesar de los feos que Boves le hizo, como por ejemplo echarle en cara su incompetencia, "recobrando el honor de las banderas de España que él mancilló", en palabras del astur-llanero… Nunca discutió su “improvisado” mando porque sabía que sin él no se ganaban las batallas. Lo mismo corrobora el mentado Morales, quien calificó a su jefe de “hombre inmortal, héroe de la España”.  

 Y es que, como nos recuerda Víctor Muñiz en su novela “Bobes, la cólera de Dios” (Ediciones Azucel), el Taita, el mismo que nos pintan como brutal analfabeto resulta que estudió en el Real Instituto Asturiano fundado por Gaspar M. de Jovellanos, que en cierto modo fue su "tutor" y dio relación del Examen de Náutica de nuestro histórico protagonista. Boves sacó el título de piloto con unas notas más que aceptables en un ambiente ilustrado, en el cual aprendió conocimientos militares que luego aplicó a la "improvisación llanera", situándose minuciosamente en un terreno que amaba con locura.

  Y otro detalle que me parece radicalmente clave: Boves murió en la batalla de Urica, una batalla que, cual Cid indiano, ganó después de muerto…. Sus soldados, entre lágrimas, le hacen un cerco para que no se le toque un pelo hasta que es enterrado en la iglesia. No se le encontró dinero alguno, tenía a su poder 300 pesos que no llevaba ni encima. No fue el caso de Miranda, Bolívar y San Martín, por poner tres ejemplos de los muchos más que me dejaría en el tintero, ejemplos extremadamente opuestos en cuanto a compañía y peculio. Para los que dudan de la auténtica fidelidad realista de Boves, apuntaremos que su sobrino, Benito Boves, estuvo combatiendo codo con codo con Agustín Agualongo.  

Gonzalo Fernández de la Mora dijo años ha que no se demoniza a un mediocre. José Tomás Boves no lo fue. Tampoco fue un vulgar asesino, y si bien no fue un apasionado ideólogo, sí defendió con uñas y dientes la causa en la que creía y a la que con inteligencia, humildad y esfuerzo supo sumar a tantas gentes. Boves fue hijo del mérito, el esfuerzo y el conocimiento y como el mentado Cabrera, fue víctima de una camarilla incompetente y obtusa que tiró por la borda el sacrificio de un pueblo en armas. Y la misma mentalidad de camarilla parece imperar en un país donde los más cruentos verdugos tienen estatuas ecuestres y sus defensores no cuentan ni con un triste recuerdo. Vaya desde aquí, pues, nuestro sincero homenaje ante tanto silencio y vilipendio.

 

Antonio Moreno Ruiz   

 

http://poemariodeantoniomorenoruiz.blosgspot.com          


Comentarios

Por Una nota 2012-07-09 02:11:00

Solo falta decir que Boves, en el inicio de la guerra de independencia, pidió a Bolivar ser parte de sus filas contra el ejercito realista de la Corona española, y al este negarse por ser Boves español, Boves respondió con la violencia bestial solo comparable a la del mismo Bolivar...


Por Visor 2012-01-26 14:38:00

Creo recordar que también fue reivindicado en muchas ocasiones por el, y afallecido cornista de Oviedo Faustino. F. Álvarez.


Por Rafael del Pulgar 2012-01-21 00:43:00

Oportuno articulo que recuerda a un español tan importante como pococonocido. En Oviedo, su ciudad natal tiene una clle llamada: " Coronel Boves", pero temo que para muchos de sus habitantes tan solo sea el nombre de una calle del que se desconoce al personaje


Por Ansúrez 2012-01-18 22:58:00

Patriota como ninguno, muy bien traído y recuperado para la Historia de España, en estos tiempos de falta de valor y sacrificio


Comentar

Columnistas

Desgracia y ventura de la ondina morisca

La historia o leyenda que voy a contarte amigo lector, la escuché en tierras de Galicia, el pasado verano durante mis vacaciones en el balneario de La Toja, en una serena tarde, a la sombra placentera de una mimosa, cuando ya había pasado la época de su floración y sus amarillas flores en forma de bolitas ya no podían caer sobre mis cabellos, algo muy bucólico y onírico pero bastante latoso, ciertamente.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

 DEL CIRCO Y LA  TAUMATURGIA … A LA BARRACA DE FERIA

En anteriores colaboraciones en este mismo medio de difusión, escribía sobre los aspectos circenses y los prodigios taumatúrgicos que se venían sucediendo en la escena política de nuestra tan cacareada democracia…

Por Juan J. RubioLeer columna

Sesión de circo en Madrid

"...la política italiana es un circo sin ni siquiera domadores, sólo payasos."(Aforismo de Andrea Mucciolo).A propósito de aquello de las barbas de tu vecino.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

El hombre y la naturaleza

A lo largo del tiempo el hombre ha ido tomando posición respecto a la realidad cambiante que le rodea. Se ha pasado del temor reverencial a la naturaleza a creer que la podemos dominar y recrear a nuestro capricho  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Lecciones chilenas

Nos negamos a aprender que el socialismo es opresión y miseria. Deberíamos preferir la abundancia desigual a la pobreza igualitaria. Y en Chile la pobreza absoluta ha pasado de un 50% a un 6% de la población en las últimas cuatro décadas. (Publicado en Actuall)

Por Francisco J Contreras Leer columna

La sentencia

Dicen que no hubo enriquecimiento, pero es que eso debiera ser una agravante

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

ELEGIA A AGUSTIN COSTA

De parte de un buen amigo

Por Jose Manuel Miranda SLeer columna

A PROPÓSITO DE LA TAUMATURGIA DEL PROCÈS

Permítaseme iniciar con un aserto, no sé si mío, o recogido de mi acervo enriquecido con el seguimiento de predecesores ilustres…:  (En el pasado se colonizaba con la cruz y la espada; en los tiempos modernos, son los mass media y otras herramientas subsidiarias, las que hacen la labor de ejecutar órdenes y mandatos de cabildos regidores).  

Por Juan J. RubioLeer columna

Agustín Costa, un hombre de bien

Agustín Costa, catedrático de Quimica Analítica, falleció en Oviedo el 18 de Noviembre de 2019, a los 70 años Publicado en La Nueva españa

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Nuevo fraude, ahora electoral

¿Es posible en dos días ponerse de acuerdo en todo aquello que no pudo concertarse en seis meses?

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Modos, maneras...y efectos boomerang

Vuestro "don" señor Aitores el "don" del algodón,el cual para tener "don"necesita tener "algo".(Paráfrasis de un epigrama de Fco. Martínez de la Rosa).

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Encuesta
¿Venderá Sanchez la unidad de España a cambio de la presidencia del Gobierno?¿

a) Si y lo que haga falta, carece de otro interés que su propia persona
b) No la maquinaria constitucional se lo impedirá

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo