Domingo, 24 de junio de 2018

en torno a la manada

Amor cortés

El asunto de la Manada y sus derivas es uno de esos episodios que oportunamente nos advierten que este mundo está dejando de ser nuestro mundo para convertirse en algo que no nos apetece nada habitar.


Saben ustedes, lo que hoy nos aplasta con su sordidez y miseria moral, de la que nadie se atreve a hablar, como si el simple consentimiento femenino pudiera absolver todo lo demás, fue en tiempos de barbarie el pan nuestro de cada día. Tiempos en los que las relaciones eróticas entre hombres y mujeres se resolvían mediante la compra de esclavas, la violación, el rapto, los arreglos entre clanes y un largo etcétera de abusos. Y conviene recordar que en medio de ese marasmo abyecto, sólo la Iglesia con la afirmación radical de la dignidad del matrimonio y la necesidad del consentimiento y la libertad de las partes, a pesar de todos los condicionantes imaginables, fue capaz de poner un valladar a la violencia y los excesos.


Y sólo una vez asentados esos principios sobre fundamentos morales de los que hoy se dimite, pudo la sociedad occidental, a partir del siglo XII elevar el exquisito edificio que en nuestra civilización ha sido el erotismo entre hombre y mujer. Una conquista cultural a punto de desvanecerse ante la nueva barbarie que en cincuenta años ha sepultado el inmenso avance que en su momento supuso el cortejo, la espera, la aceptación, la entrega paulatina y recíproca, la consumación y el goce compartido, a veces sublimado con la castidad heroica que en algunas imágenes y relatos medievales se representa mediante la espada que separa en el lecho a los amantes desnudos. Y aún falta el sello de toda esa refinada conquista que es el beso de amor en los labios, invención erótica de aquel tiempo, mera traslación del beso feudal que el señor y el vasallo intercambiaban durante el homenaje. Eso sí, con la notable y fundamental peculiaridad de que en todo ese acercamiento progresivo entre el hombre y la mujer es ésta la que asume el papel de señora y el varón el de vasallo que se entrega y rinde obediencia y lealtad.

Aquel descubrimiento, aquella gentil hazaña compartida sin parangón en ninguna otra civilización, hizo posible un mundo abierto a la dignidad femenina y basado en una moral superior. Todo lo que hoy sórdidamente se desvanece ante nuestros ojos arrollado por el triunfo de la pornografía y su repugnante imagen del sexo.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Feminista no, feminoide

Desde que Sánchez llegó al poder, todo han sido anuncios que sólo pretenden distraer la atención del respetable

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Rémi Brague y la legitimidad del hombre

Nuestra ética y nuestra política se basan en la libertad individual, absolutizándola hasta extremos inéditos en la historia. Sin embargo, este individualismo convive con una filosofía materialista que concibe al individuo como el producto caprichoso del azar evolutivo en un universo sin sentido.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Epitafio para un traidor

En noviembre del 16, me publicaban en estas mismas páginas la carta "Réquiem por la Constitución", en la que denunciaba "la forma encubierta en la que el gobierno de Rajoy, apoyado por la mayoría de los partidos parlamentarios, estaba llevando a cabo las negocio-cesiones con los nacionalistas, para desembocar en el final ya escrito en alguna parte".

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Carmen Calvo contra el romanticismo

Pedro Sánchez ha sorprendido con un gabinete aseado, sin estridencias frentepopulistas para calmar a los mercados. Pero ese "giro a la derecha” económico lo compensará con un giro a la izquierda que sólo podrá ser moral-cultural. Preparémonos a una lluvia de medidas feministas, homosexualistas y laicistas.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Lágrimas negras

Usted, señor Rajoy, ha supeditado el interés de España a la conveniencia de su pútrido partido

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El largo 68, de la ETA a las aulas

El mayo del 68 derivó en varios movimientos que han perdurado hasta nuestra época y cambiado nuestra sociedad. Algunos miembros se quedaron en el activismo armado, otros treparon a las cumbres de la política y los últimos transformaron la educación y la cultura.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Mayo del 68, o el triunfo de los niñatos

Mayo del 68 fue una kermesse violenta de hijos de papá que despreciaban los valores y el modo de vida de la generación anterior Publicado en Disidencia

Por Francisco J Contreras Leer columna

Amor cortés

Una vez asentada la dignidad del matrimonio, pudo la sociedad elevar el exquisito edificio del erotismo Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

WHATSAPP,  MENTIRAS  Y  CAMPAÑA  ELECTORAL

El whatsapp se ha convertido, en muy pocos años, en la aplicación más utilizada del teléfono móvil y es, en mi opinión, el medio más poderoso para difundir toda clase de información, tanto verdadera como falsa, con el objetivo de tratar de conseguir el voto de muchas personas.

Por Paco MexiaLeer columna

Educación para la Ciudadanía en tiempos revueltos

No sé si el último manual de españolidad cabal de Stanley Payne, inevitablemente eclipsado por la exitosa obra de Elvira Roca Barea sobre el síndrome de la hispanofobia, serán del tipo de textos inspiradores que Gibson echa de menos en nuestras escuelas... Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

La corrupción

La confianza en el Gobierno ha llegado a estar tanto o más por los suelos que en la Junta de Andalucía Publicado en El Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
Ante la actuación de los paises de EU en el caso Puigdemont ¿cobra sentido la decisión britanica del Brexit?

a) si
b) no

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo