Lunes, 04 de julio de 2022

solo cipayos de la oligarquía plutocrática

Ya no quedan jueces en Berlín

Soy una mujer vieja y enferma, ya sé que esta declaración puede ser muy lesiva para mis intereses porque toda una jauría de jóvenes cotizantes querrán abalanzarse sobre mí para que se me practique la eutanasia porque el pago de nuestras pensiones es una carga insoportable para ellos, consigna que repiten como loros fácilmente  aleccionados  por las directrices del Gobierno y utilizo la expresión fácilmente porque los ciudadanos de cincuenta años para abajo, víctimas de sucesivos planes educativos, cuya calidad iba  empeorando en cascada  han sido privados de la capacidad de reflexión, lo que los convierte en sujetos fácilmente manipulables.  Como habrán deducido esa degradación de la calidad educativa no se ha producido por casualidad. Pero tranquilos aún cotizo así que hasta dentro de cuatro años, suponiendo que no vuelvan a subir la edad de jubilación, todavía no he pasado a la categoría de "elemento" eliminable con urgencia.

Esta sociedad envilecida que se refugia bajo la "sacralidad" de la palabra democracia para perpetrar las mayores felonías impunemente y digo sociedad porque los políticos y los jueces salen de la sociedad no llegaron aquí desde Saturno, está derivando con pasos de "siete leguas" hacia una tiranía plutocrática donde un elegido club de ultramillonarios se entretienen del tedio que les produce el disfrute constante de tanta riqueza torturando, como niños mimados psicópatas, a los pobres insectos: hormigas, gusanos… que evidentemente somos las mayor parte de los habitantes del planeta a los que "cosifican" al extremo de declarar que sobramos cinco mil millones para que el paneta no sufra, como si un ente material tuviera sentimientos y sistema nervioso, creo que algunos si no fuera por sus "mareantes" fortunas estaría recluidos en centros especializados en esta clase de disfunciones cerebrales.

Esta larga reflexión nace del desamparo, la impotencia y el anonadamiento que la experimentación de ese poder totalitario y plutócrata me produce. Si, señores no es algo del futuro ya está aquí.

He titulado este escrito con la célebre frase atribuida a un molinero al que el rey de Prusia quería "jorobarle" la vida porque ese pobre molino molestaba para sus proyectos que no recuerdo muy bien cuales eran porque escribo de memoria y al cual quiso, vamos a decirlo suavemente, presionar y cuenta la historia o la leyenda que el valeroso molinero respondió sin amilanarse la famosa frase de "aún quedan jueces en Berlín" y según el mismo relato quedaban.

Lamento decirles que en Madrid no, supongo que ya lo sospechaban por lo disparatado de las sentencias que reproduce la prensa día sí día también que por mucho que digan fundamentarse en derecho van contra el sentido común. El Holocausto también estaba fundamentado en derecho positivo. Y si Hitler no hubiera sido un megalómano incapaz y hubiera tomado ejemplo del otro "diablo" del siglo XX, Stalin, probablemente habría actuado de otra forma de manera que habría salido ganando e impune de todas sus atrocidades y hoy estarían medio enterradas como lo están las del georgiano.

Yo soy una de las miles de víctimas del robo perpetrado a tantísimos pequeños inversionistas que tenía sus ahorros en el banco Popular. Amanecimos un día con la noticia de que habíamos vendido nuestras acciones por cero euros. No soy jurista pero si no hay una pago no se puede llamar venta a la transacción mercantil en todo caso donación, pues bien ninguno de nosotros habíamos firmado ni lo uno ni lo otro. También nos enteramos que nuestra "compradora" era Ana Patricia Botín que en nombre del Banco de Santander compró el popular por un euro, por ese precio cualquiera de nosotros lo habríamos podido comprar también y con preferencia puesto que ya poseíamos una parte del bien en cuestión. Además nadie nos explicó porque esos activos tóxicos fueron vendidos por bastantes miles de millones de euros, si eran activos por muy tóxicos que fueran el sentido común nos dice que una parte nos pertenecía. La Comisión Europea en una de sus innumerables e inútiles instituciones selló el derecho del Banco de Santander, ese día hubo un verdadero festival de hormigas despanzurradas.

En mi caso además concurría la circunstancia de que me habían metido uno de esos productos tóxicos que te vendía como un plazo fijo pero del que no te devolvían el dinero invertido más intereses sino acciones del banco popular que con la diferencia de días entre la ejecución del producto y su entrega al inversor "burlado" el valor de las acciones ya era inferior al importe depositado.

Ante tal atraco me dirigí a uno de esos macrobufetes que llevan los casos al por mayor, no podía permitirme otra cosa. Ganamos en primera instancia pero un magistrado de la audiencia revocó el fallo de primera instancia y encima me condena a pagar las costas del juicio que gané, debe ser porque el Banco de Santander anda mal de fondos y no le alcanza para pagar a su propio personal y claro el magistrado corrió raudo en defensa del "débil", supongo que será ateo pero eso no impide que exista un más allá y de resoluciones injustas que dejan a personas indefensas en la más absoluta precariedad está el infierno empedrado.


Teresa Salamanca


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

 Feijóo ya se ve en la Moncloa

Tras el aplastante triunfo del PP en las elecciones autonómicas andaluzas, donde su candidato Juan Manuel Moreno Bonilla trapasó la mayoría absoluta con holgura, seguro que el presidente nacional de la formación ve inminente la repetición de este fenómeno en la generales con él  como  protagonista.

Por María Alú Leer columna

 Lindezas de Feijóo

A pesar de que la inmensa mayoría de los españoles son conocedores de la trayectoria ideológica y política del nuevo líder del reseteado PP, por si aún alguien alberga todavía alguna duda sobre la misma-incluso después de las soflamas sobre "el rumbo claro" a raíz de su unción- paso de forma somera a señalar algunos de sus hitos más destacables:

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

¿QUÉ Y A QUIÉN REPRESENTAN HOY LOS SINDICATOS MAYORITARIOS?

  El fracaso de asistencia a la manifestación convocada por UGT y CC.OO el pasado 23 de marzo y la laxitud de sus pretensiones, protestar contra las alzas de precios pero dejando bien claro que, no sólo las quejas no se dirigían al Gobierno sino antes bien que le pedían que no se redujesen los impuestos, me han llevado a reflexionar para responder a la pregunta planteada en el encabezamiento, plasmarlo por escrito, esperando que la consideración de plantee por los propios Sindicatos.  

Por José Luis LafuenteLeer columna

Una sociedad enemiga de los niños

Gabriele Kuby ha escrito un libro titulado “La generación abandonada”, y su tesis es que hemos sacrificado la felicidad de varias generaciones de niños a la libertad amorosa ilimitada de los adultos. Los niños son los grandes perdedores de la revolución sexual de los 60 y 70, convertida desde entonces en cimiento moral de nuestra sociedad. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Ideología e impotencia

  El abuso ideológico sustentado en la buena fe de las gentes lleva siempre a excesos de poder Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¡Qué verde era mi valle!

?La verdad es que podemos considerar tanto el título como el subtítulo de este artículo como un par de elementos surrealistas añadidos a posteriori pues sería muy laborioso buscarles alguna relación con el escrito que quizá algún lector benevolente llegue a leer de principio a fin, pero no niego que tiene "su aquél", aquel tinte nostálgico y amargo que hoy acompaña a los que ya nos pesan los años.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Ya no quedan jueces en Berlín

Esta sociedad envilecida que se refugia bajo la "sacralidad" de la palabra democracia para perpetrar las mayores felonías impunemente y digo sociedad porque los políticos y los jueces salen de la sociedad no llegaron aquí desde Saturno, está derivando con pasos de "siete leguas" hacia una tiranía plutocrática

Por Teresa SalamancaLeer columna

¿Qué pasa realmente en Ucrania?

Este modesto periódico dispone de pocos medios, solo una agencia de noticias, nuestra observación de diversas cadenas de televisión y distintos periódicos.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

El PP y sus tradicionales incumplimientos

José Luis Martínez Almeida, algunos empiezan a llamarlo Carmeida, nos ha regalado una magnífica "perla de la factoria" del PP y no precisamente una perla de lluvia venida de un pais donde no llueve como dice la canción de Jaques Brel sino de la mendacidad.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

El ocaso del cristianismo

  Desde hace tiempo, el cristianismo se va debilitando en la conciencia de Occidente. Es un completo desastre desde el punto de vista religioso, pero creo que cada vez más gente se irá dando cuenta de que, a la larga, prescindir de Jesucristo no trae sino calamidades. Algunas ya son patentes, como la pérdida de patrimonio cultural por el cierre de iglesias y catedrales, otras son fáciles de detectar como el preocupante descenso de la moralidad pública, otras, en fin, irán aflorando con el paso del tiempo.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

¿UN REY SECUESTRADO?

El mensaje de Navidad del Rey ¿es suyo o está constreñido por el Ejecutivo? Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿derribaran la Cruz del Valle de los Caídos y expulsarán a los monjes?

a) Si porque la Iglesia no los va a defender
b) No porque el poder de la oración es invencible

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo